A dos años de la trascendencia

0
10

Escribir en estas fechas sobre Chávez siempre es difícil, las palabras brotan sin esfuerzo, pero la cadencia continua del teclado es como una prensa, que con cada vuelta aprieta y estruja más las emociones y exprime lágrimas, algunas de las cuales llevan dos años de añejo y contención.
Este coloso nos llenó de privilegios históricos, cambió el rumbo de la humanidad en tan sólo tres lustros y sin disparar un tiro, en una nueva demostración de que el amor y la solidaridad, la hermandad y la esperanza, son los valores que construyen surcos profundos y duraderos, senderos multiplicados por millones de pasos que avanzan hacia el futuro.
La extraordinaria experiencia del Poder Popular, como ejercicio de protagonismo profundo y participación extensa… La concepción ambientalista y el destino de este mundo tan nuestro y tan de todos… La visibilización de los pueblos indígenas… la reivindicación de los derechos de las personas con discapacidad, más allá de la semántica y la filantropía… los nuevos paradigmas educativos, como una explosión de luz que rompió la oscuridad de millones de analfabetos, en un retorno a clases sin precedentes en la historia del continente… el combate a la pobreza y la pobreza extrema, desafiando neoliberalismos y falsas compasiones… una visión puesta en el futuro cual saetas que atraviesan territorios en nuevas y osadas concepciones del territorio como entidades dinámicas de poder, redibujando fronteras y estrechando hermandades, dibujando ejes y polos de desarrollo en mapas… invocando alquimias, concretando sueños y anhelos…
Chávez trajo la historia al constructo de lo cotidiano y popular, convirtió a millones en comunicadores, despertó lo poco que de músico poeta y de loco que todos llevamos por dentro y la política transmutó en POLÍTICA con mayúsculas y ya nadie más pudo ser ausente ni indiferente…
Chávez, ese ser estadista, poeta en ratos y cantante de a veces, ha partido la historia de este continente en dos en tan sólo 15 años, con su pensamiento de truenos y sus acciones estentóreas. Ya nada fue igual desde que él se puso al frente de las luchas populares… ya nada será igual ahora que él continúa transcendiendo, como legado vivo y activo, ganando batallas y abriendo trochas para el devenir de los pueblos de este lado del mundo y también para los del otro, los del viejo continente que empiezan a tener victorias luego de tres décadas de oscuridad…
Conteniendo llantos, revisando recuerdos y releyendo sus textos, sus consejos y alertas, sus enseñanzas y los análisis, hay que darle a la vida las gracias por habernos permitido trabajar con Chávez, llegar a conocer parte de su dialéctica, parte de su humanidad y parte de su total desprendimiento… se consumió por nosotros y agotó su fuerza vital para salvarnos de la miseria, del desmembramiento del país y del oscurantismo… Hoy tenemos Patria… y porque a los hombres también se nos inundan los ojos de juramentos, determinaciones y utopías, permítanme concluir, compartiendo con ustedes estos extractos de su proclama del 8 de diciembre de 2012… parte de su testamentario político:
Hoy por fin, después de tanta lucha tenemos Patria a la cual seguir haciendo el sacrificio, desde mi corazón de patriota reitero mi llamado a todos los patriotas de Venezuela, porque, bueno, somos revolucionarios, somos socialistas, somos humanos, somos muchas cosas pero en esencia, patriotas, patriotas…No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades, del tamaño que fueren, la respuesta de todos los patriotas, los revolucionarios… es unidad, lucha, batalla y victoria…

Publicidad