Adele arrasa en los Grammy pero lamenta el fracaso de Beyoncé

0
169
La británica arrasó en los premios

Adele arrasó este domingo en todas las categorías en las que estuvo nominada en los Grammy, pero le costó creérselo. En sus emocionados discursos insistió siempre en que su ídolo Beyoncé lo merecía más.

“Lemonade” es de hecho el disco más osado de la carrera de Beyoncé, en el que se enfocó en las dificultades y la resistencia de las mujeres negras, cantándole a su poder de superar a un padre duro, un marido lujurioso y una larga historia de persecución.

La artista de 35 años terminó con dos galardones. Ganó Mejor Álbum Urbano Contemporáneo con este disco que fue además su mayor aproximación al hip-hop pero que al mismo tiempo coqueteó con el rock y hasta con la música country.

“Mi intención con el filme y el álbum era crear un cuerpo de trabajo que le diera voz a nuestro dolor, nuestra lucha, nuestra oscuridad y nuestra historia, enfrentar temas que nos son incómodos”, expresó.

La cantante de 35 años, que ganó fama con un pop sazonado con R&B y apareció en público por primera vez desde que anunció su embarazo, ha ganado 20 Grammys en su carrera, aunque ha perdido en las principales categorías como álbum y grabación del año.

“Mi álbum del año era ‘Lemonade’, así que una parte de mi murió como fanática de Beyoncé”, expresó la cantante después a periodistas, insistiendo en cómo ha sido una fanática fiel desde los 11 años.

El primer acto de James Corden fue precisamente una sátira de los errores que pueden pasar en una transmisión en vivo: el elevador de la tarima se trabó, se le cayó un zapato y el micrófono falló.

Parecía una premonición de lo que le pasaría con Adele, que detuvo su actuación en homenaje a George Michael con una palabrota para volver a comenzar, y con James Hetfield, el vocalista de Metallica, cuyo micrófono no funcionó en su presentación con Lady Gaga.

Después del micrófono que se cayó sobre su piano el año pasado y su voz desafinada, esta vez ocurrió fue cuando comenzó a cantar “Fastlove”.

“Sé que es televisión en vivo. Lo siento, pero no puedo repetir lo del año pasado”, dijo agarrándose la cara.

Tras una breve vacilación, su orquesta se detuvo y empezó de nuevo. El problema no estuvo claro enseguida.

¿Una maldición? El apoyo de la audiencia que la arropó de aplausos apartó cualquier espanto.

Adele había abierto la transmisión con “Hello” sin problemas.

Le siguió el monólogo rapeado de Corden con condimento anti-Trump para dar paso a Jennifer Lopez, que presentaría la primera categoría: Mejor Artista Nuevo.

“No hay tiempo para la desesperación, no hay lugar para la autocompasión, no hay necesidad de silencio ni lugar para el miedo. Nosotros hacemos el lenguaje. Así es como sanan las civilizaciones”, expresó.

Antes de la gala, en una ceremonia previa en la que se repartieron la mayoría de los premios, incluidos los latinos, Jesse&Joy, el popular dúo mexicano-estadounidense, también dio un grito a favor de los inmigrantes y los latinos.

“Muy orgullosos de ser mexicano-americanos. Esto va para todos los hispanos allá afuera, en este país, a cada grupo minoritario, estamos con ustedes”, dijo Joy en inglés al recibir el premio a Mejor Álbum Pop Latino con “Un besito más”.

El colofón vino con Tribe Called Quest y Anderson .Paak, que hicieron un show muy político que incluía una demolición simbólica de un muro –el que prometió Trump en la frontera con México– y un llamado a “resistir”.

Anuncia con Nosotros