Aniquilado de dos tiros en la cabeza por ratero

Un centenar de curiosos tomaron el lugar para corroborar que el presunto azote de barrio estaba muerto. Nadie se quejó ni lloró, los testigos eran conscientes de que el occiso era un delincuente.

0
9
Bellorín fue señalado en el lugar del hecho como un azote activo del barrio Moscú

Los plomazos retumbaron por el sector La Antena, en San Félix, a eso de las 8:30 de la mañana de este viernes y a los vecinos no les quedó más que correr a esconderse para sus casas.

El hampa que domina la zona se había apoderado del perímetro y un ajuste de cuenta estaba trascendiendo frente a ellos.

Nadie se atrevió a dar detalles en la escena del suceso pero todos fueron testigos, cuando unos sujetos en una motocicleta tirotearon a mansalva a su enemigo.

Ya lo tenían sentenciado por “pisar” en terreno que no era de él.

Lo que se supo en el sitio del crimen, fue que el muchacho era un criminal del barrio Moscú y que “se había comido la luz” con los hampones que mandan en La Antena.

El homicidio trascendió a pocas cuadras del Centro de Coordinación Policial (CCP) La Victoria, en San Félix.

Presuntamente, lo llevaron hasta una zona boscosa, cerca de las torres de electricidad del mencionado sector, le dieron dos balazos en la cabeza y huyeron sin dejar rastro.

Eso sí, antes de emprender su plan de fuga, arrastraron el cadáver hasta un basurero para esconderlo, pero evidentemente ya los lugareños habían visto todo.

La noticia se propagó como pólvora en el barrio y en cuestión de minutos, los abuelos y hermanos del occiso llegaron al matorral donde lo lanzaron.

Fue identificado como Ángel Daniel Bellorín Gil, de 22 años.

El cuerpo quedó boca abajo y prácticamente desnudo. Los funcionarios estimaron que se fue desprendiendo de la ropa, mientras lo llevaban al escondite boscoso.

Un familiar de Bellorín contó que no estaba trabajando ni estudiando y que vivía con su familia en el sector Moscú. Dejó un hijo en estado de orfandad.

Algunos “mirones” si fueron bien escuetos al referirse al occiso y no dejaron duda de que se trataba de un malandro: “por ratero lo mataron como un perro”. 

VENGANZA

Sabuesos de la policía científica arribaron al escenario del crimen pasadas las 10:00 de la mañana del viernes, no hallaron evidencias de interés en el sitio de liberación pero confirmaron que a Bellorín le dieron dos tiros en la cabeza que lo dejaron sin vida en el acto.

Publicidad
Anuncia con Nosotros