Barril de la cesta Opep subió el jueves 89 centavos y se ubicó en 45,74 dólares

0
35

El precio de la cesta de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) cerró el jueves en 45,74 dólares, lo que representó un alza de 89 centavos de dólar respecto a la jornada del miércoles, cuando cerró en 44,85 dólares, de acuerdo con cifras de la Secretaría del grupo, divulgadas este viernes en su portal web.

El bloque petrolero, del que Venezuela es miembro fundador, está integrado por 12 países que extraen cerca de 30 % del petróleo del mundo y han acordado un techo de producción de 30 millones de barriles diarios.

La cesta Opep incluye 12 tipos de crudo: el argelino Saharan Blend, el iraní Iran Heavy, el iraquí Basrah Light, el Kuwait Export, el libio Es Sider, el nigeriano Bonny Light, el Catar Marine, el saudita Arab Light, el venezolano Merey, el angoleño Girassol, el ecuatoriano Oriente y el Murban, de Emiratos Árabes Unidos.

El petróleo tipo Brent para despachos en febrero, que se comercializa en Londres y es referencia para Europa, inició la sesión de este miércoles con un valor de 50,68 dólares por barril, lo que equivale a una baja de 28 centavos de dólar con respecto al cierre previo de 50,96 dólares.

Por su parte, el West Texas Intermediate (WTI), referencial en Estados Unidos, para entregas en febrero, registró un alza de 1 centavo de dólar para situarse en 48,80 dólares por barril.

Desde finales de junio las cotizaciones internacionales del crudo han estado a la baja y han experimentado una caída que oscila entre 30 y 40%, ante la existencia de abundantes suministros y la baja en la demanda energética por parte de las naciones europeas.

También ha influido el aumento en la producción de petróleo de esquisto por parte de los Estados Unidos, un tipo de crudo no convencional que exige agresivos procesos de producción para fracturar las rocas y lograr su extracción.

Aunque Estados Unidos ha justificado el uso de esta controversial técnica, que ocasiona un nocivo impacto ambiental, argumentando la necesidad de reducir su dependencia del petróleo extranjero, el fracking cumple un propósito político de inundar de crudo el mercado internacional de hidrocarburos para ocasionar la caída de los precios y, a la vez, afectar las economías de los países exportadores de hidrocarburos.

Anuncia con Nosotros