Camcaroní respalda al sector panadero

La demanda de distribución de la harina de trigo es de 360 mil toneladas por mes. El presidente de Camcaroní, testifica que el Gobierno nacional solo distribuye el 10%. Insta a que cesen “las amenazas” hacía el sector

0
142
Camcaroní: cómo pretende el gobierno un precio regulado si la materia prima es importada

La Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní, Camcaroní, logró reuniones con la Asociación de Panaderos en Caroní La Espiga Dorada (Asopacedo) y el Consejo de Panaderos del estado Bolívar (Concecabol).

Yormán Hernández, presidente de la coalición empresarial, manifestó que el propósito del acercamiento y respaldo a los panaderos es dejar asentado que “la realidad del sector es que la producción nacional está en un deterioro permanente”, refiriéndose a que el pan campesino o canilla no pueden venderse a precio regulado cuando la principal materia prima la adquieren a precio importado entre 171 mil y 193 mil bolívares.

Hernández  detalla que “la demanda de trigo es de aproximadamente 360 mil toneladas por mes a escala nacional y llama la atención cómo el Ejecutivo nacional se alegra cuando llegan 30 mil toneladas, cuando eso representa apenas 10% de la distribución en todo el país”.

Dice que la demanda para que el sector panadero funcione en un 100%, “es de 120 mil toneladas en inventario, 120 mil en producción y 120 mil en el proceso de comercialización”.

Cuenta que un saco de harina de trigo de 45 kilos, por producción nacional, cuesta 15 mil bolívares.

“Significa que cada kilo de harina tiene un valor de 354 bolívares, pero como no hay producción suficiente, los panaderos tienen que trabajar con harina todo uso importada, cuyo costo casi asciende a los 200 mil bolívares. Estamos hablando que por kilo cuesta 3 mil 800 y 4 mil 600 bolívares”.

Cuestiona cómo pretende el Gobierno nacional que el pan tenga precio regulado cuándo se está adquiriendo la materia prima a 11 veces por encima del precio de lo que debería costear un comerciante.

“Hay comercios que no han recibido materia prima, pero otros comercios han recibido entre tres y cuatro sacos de harina de trigo, pero por día necesitan al menos 10 sacos”, agrega.

“NO ES SOLO LA HARINA”

Hernández reseña que el saco de azúcar, hace tres meses atrás, se conseguía en 56 mil bolívares. Ahora cuesta 164 mil bolívares; la levadura de pasta costaba 600 bolívares. Hoy cuesta 5 mil bolívares; la levadura granulada estaba en 1.800 bolívares, pero pasó a costar 20 mil bolívares.

“No se están atacando los problemas de fondo que tienen que ver con la recuperación de aparato productivo y la asignación de divisas. El problema está en cómo reponer los inventarios a precios verdaderos, si toda la mercancía es importada”.

RESPALDO

Hernández confirmó que ya firmó un convenio entre la Asociación de Protección al Consumidor Nacional, Asociación Legal Nacional y Consecomercio para mantener el respaldo de las cámaras de comercio al sector panadero.

Al mismo tiempo, dice que en el estado Bolívar comenzaron las fiscalizaciones, pero todo ha transcurrido con normalidad. “No hay atropellos al sector panadero durante este proceso”, sentencia. Insta al Gobierno nacional a que cese “las amenazas” hacía el sector.

Impacto de desempleo

Respecto a “las amenazas de cierre”, Yorman Hernández, revela que el sector panadero a nivel nacional incide en 300 mil empleos directo y en un millón 700 mil empleos. Cuenta que el deterioro del sector panadero “no es nuestra responsabilidad”.

Anuncia con Nosotros