Dos de los abatidos en Tumeremo no eran delincuentes

0
30

La mañana de ayer familiares de Domingo Antonio Calzadilla Maneiro, de 42 años, se encontraban a las afueras del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), esperando a ser llamados para el reconocimiento del cadáver.

La muerte de Domingo tuvo lugar cuando, trabajando como taxista, ofreció sus servicios a unos individuos que cuando iban en la vía empezaron a disparar tras ser perseguidos por la PEB. En el suceso fallecieron tres de los ocupantes del vehículo, entre ellos Maneiro, cuando el vehículo del taxista explotó producto del tiroteo.

Según lo informado, a Maneiro se le acusa de pertenecer a una banda, afirmación que sus familiares desmintieron al asegurar que el hombre trabajaba como taxista desde hace aproximadamente cuatro años de los diez que tenía viviendo en Tumeremo.

Sandra Serrano, esposa de Domingo, indicó que su esposo no era ningún delincuente, “era un hombre trabajador y honesto”, aseveró, explicando que ella habló con su pareja y él le dijo que se iba a dormir; conociéndose también que el infortunado había estado chateando por mensajes con un hermano horas antes de lo ocurrido.

Sus familiares no saben realmente lo que pasó, una vecina les dijo que a Domingo lo llamaron para que hiciera una carrerita y por eso salió. De lo que sí están seguros es que el fallecido no estaba implicado en ningún tipo de actos delictivos.

LOS HECHOS

Todo empezó cuando la noche del viernes cuatro sujetos a bordo de un Dodge Caliber color beige, placas AA980JS, intentaban robar un comercio ubicado en el sector La Caratica del municipio Sifontes. Al parecer un oficial de la PEB identificado como Efraín Ramón Montaño Padrino se encontraba en el local realizando una recarga telefónica, cuando los delincuentes le propinaron aproximadamente treinta disparos para arrebatarle el efectivo, mientras que el dueño de la bodega, Gregorio Ramos Lepage, de 41 años, fue alcanzado por una de las balas que le ocasionó la muerte.

Los malhechores cargaron con el arma del funcionario policial, una Zamorano calibre 9 milímetros y emprendieron la huida.

Después de lo sucedido, la PEB organizó un operativo para dar con el paradero de los asesinos. A los pocos minutos ubicaron el Dodge Caliber en el que se trasladaban los delincuentes abandonado en el sector La Guaraña de El Callao.

Horas más tarde, en la madrugada del sábado, varios efectivos de la PEB que se encontraban realizando la búsqueda de los posibles culpables del homicidio del comerciante y el PEB, avistaron un Hyundai Accent color gris plata, placas NAI36R, que se trasladaba sospechosamente, por lo que dieron la voz de alto.

Los individuos no acataron la orden y supuestamente aceleraron para huir por la Troncal 10, sentido El Callao – Tumeremo. Los oficiales informaron por radio lo ocurrido y en el sector El Frío les tendieron una emboscada. Inmediatamente los hampones se enfrentaron a la PEB. Dos sujetos salieron del carro y comenzaron a disparar mientras que los otros tres se quedaron en la parte de atrás del durante el enfrentamiento.

Durante la balacera los dos que se habían bajado lograron huir, y el Accent comenzó a arder en llamas hasta explotar con los otros tres dentro. Uno de ellos descendió del vehículo y fue trasladado junto con los policías heridos en el enfrentamiento al hospital Dr. José Gregorio Hernández de Tumeremo. El supuesto delincuente falleció a los pocos minutos de su ingreso.

OTRO INOCENTE

Darwin Silva, padre de Jasson Denjecson Silva Díaz, de 17 años, expuso que su hijo “no es un delincuente, no es posible que la policía eche plomo y después averigüe”. El papá del joven informó que su hijo estuvo toda la mañana en su casa en Tumeremo y en la tarde le dijo que iba para la “increíble” mina en la cual trabaja. Presume que uno de esos cuerpos sea el de su hijo; unos amigos lo vieron montarse en un vehículo con las mismas características. Al parecer el adolescente solicitó a Domingo el servicio de carro por puesto.

El sábado en la mañana se enteró de lo ocurrido y comenzó a sospechar que su “muchacho” iba en ese carro. De inmediato llamó al celular de Jasson y repicaba pero nadie contestaba, hasta la mañana del día domingo, cuando el teléfono dejó de repicar. Lo que es un poco extraño, “si el carro se incendió no me explico cómo aún caía la llamada”.

CUERPOS IRRECONOCIBLES

Por el estado en que se encuentran los cuerpos los familiares de las víctimas no pudieron reconocer si los dos cadáveres que se encuentran en la morgue del Cicpc pertenecen a Domingo y Jasson; los cuales están totalmente calcinados. Según lo informado por los dolientes, les tomarán la muestra dental para ser llevada a Barcelona, donde le realizarán las pruebas que determinen la identidad de los mismos.

EL OTRO ABATIDO

Al parecer el hombre que logró salir del vehículo momentos antes de la explosión, fue identificado como Deivis Lepage, de acuerdo a la información de los familiares que lograron identificarlo en la morgue del Hospital Dr. José Gregorio Hernández de Tumeremo. El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) todavía no ha confirmado la identificación del sujeto.

PESQUISAS DEFINIRÁN EL CASO

Los sabuesos serán los encargados de seguir realizando las pesquisas a fin de esclarecer la identificación de los tres fallecidos y la posible relación de estos con algún grupo delictivo. Así mismo, para corroborar si fueron los asesinos del comerciante y del oficial de la PEB.
Resaltando que dos de los posibles delincuentes se dieron a la fuga.

Anuncia con Nosotros