Enfermos renales a la expectativa tras posible cierre de unidad de diálisis

0
129

39 pacientes estarían en riesgo, de concretarse la clausura de La Casa Renal, un centro de hemodiálisis extrahospitalario ubicado en Ciudad Bolívar, municipio Heres.

Angustiados  y a la expectativa, así se encuentran los pacientes de hemodiálisis de la Casa Renal, ubicada en Ciudad Bolívar, la cual tiene previsto cerrar sus puertas este próximo 30 de abril por falta de insumos, dificultades económicas y presuntos robos internos.

Tal y como lo participaron los afectados, el anuncio lo hizo el doctor Armando Alcalá, nefrólogo y representante de la institución de salud, en la que se atienden 39 personas con Insuficiencia Renal Crónica (IRC).

Según los enfermos con IRC, el lunes 10 del presente mes, fueron “notificados verbalmente” de la situación, además los exhortaron a buscar cupo en otra unidad para continuar con su tratamiento.

Ante este contexto, el equipo reporteril de El Diario de Guayana contactó vía telefónica al Dr. Alcalá, quien indicó “es lo que tenemos contemplado, pero se hará de la mejor manera para los pacientes”. Manifestó que están haciendo los trámites pertinentes mediante el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), pero no ofreció más detalles.

PREOCUPACIÓN   

“Estamos en suspenso, además de nuestra enfermedad ahora estamos angustiados porque supuestamente van a cerrar la unidad, pero nadie nos da una explicación, presuntamente es por la situación económica y supuestos robos que han ocurrido”, expresó Teresa Maricela Soto, quien se dializa desde hace tres años en La Casa Renal.

“Debido a las dificultades que hay para cumplir con los tratamientos no solo en los centros intra sino también en los extrahospitalarios, todos los pacientes vamos a unir esfuerzos para llamar la atención de las autoridades de la salud y exigir que se nos garanticen nuestras diálisis”, dijo la paciente de 55 años.

Igualmente Emilia Caña, esposa de Adán González, un nefropata de 72 años, quien además padece de cáncer de próstata, manifestó su preocupación al respecto, pues teme por la vida de su compañero de vida, quien lleva poco más de tres años recibiendo tratamiento sustitutivo de la función renal (hemodiálisis).

“Yo he estado buscando cupo en otras unidades de diálisis, pero no hay. Eso es preocupante. Al dejar de dializarse su organismo puede colapsar, y eso puede llevarlo a la muerte”.

Del mismo modo, Mariangel Suárez, indicó que su papá lleva cuatro años en hemodiálisis, y ante esta situación de un posible cierre, la incertidumbre no solo la viven los pacientes, sino también sus familiares, quienes a diario deben apoyar física y emocionalmente a su ser querido  para continuar luchando contra la IRC.

“Esperamos que las autoridades de salud del estado Bolívar y del país se encarguen de darnos respuestas oportunas lo más pronto posible, porque está en juego la vida de 39 hombres y mujeres, padres y madres de familia, e incluso jóvenes que, aun con su afección, están aferrados a la vida. Deben garantizar su derecho a la salud, porque dejarlos sin diálisis, es quitarle la vida”, expresó.

MAQUINAS DAÑADAS

Entre otras de las problemáticas que perjudica a quienes padecen de esta afección, está la falta de maquinas de hemodiálisis, pues durante las últimas semanas de unas diez (10) máquinas, solo cinco (5) están operativas, las demás están “paradas” por falta de repuestos.

En consecuencia, en cada turno solo se están atendiendo a cinco personas y en ocasiones, los especialistas se han visto en la necesidad de disminuir el número de horas de la terapia sustitutiva renal, para poder cumplir con el tratamiento de todos los afectados, lo que por supuesto desmejora considerablemente su calidad de vida y acelera su deterioro.

Es preciso señalar que la hemodiálisis es una técnica que sustituye las funciones principales del riñón, haciendo pasar la sangre  a través de un filtro (funcionando como riñón artificial) donde se realiza su depuración, retornando nuevamente al paciente libre de impurezas. Depende de las necesidades de diálisis de cada paciente, la media es de cuatro (4) horas y tres veces (3) por semana, pues hay que tener en cuenta que el riñón sano realiza este trabajo las 24 horas  del día y todos los días de la semana.

PACIENTES EN EMERGENCIA  

De efectuarse el cierre de La Casa Renal,  39 enfermos renales se verían afectados. En este mismo orden de ideas, es importante resaltar que además de la unidad antes mencionada, en Ciudad Bolívar solo hay cuatro centros de diálisis -todos son dependientes del Ivss-, uno ubicado en el Hospital Ruiz y Páez, el cual atiende el mayor número de afectados renales; y otros tres extrahospitalarios los cuales -de acuerdo a su infraestructura-, prestan sus servicios a un número limitado de enfermos.

Aunque se pudo conocer a través de las redes sociales sobre las denuncias que han efectuado familiares y pacientes del Hospital Ruiz y Páez,  sobre la falta de insumos y disminución de las sesiones de hemodiálisis, el doctor Carlos Rendón, jefe de la unidad de diálisis del referido centro de salud, indicó que actualmente tienen 38 pacientes fijos, pero a diario dan respuesta a emergencias provenientes de todo el estado Bolívar. Dijo que a todos se les atiende oportunamente, “se dializan cuatro (4) horas y tres (3) veces a la semana”.

 LLMADO A LAS AUTORIDADES

Los pacientes con insuficiencia renal hacen un llamado a las autoridades regionales y nacionales, al gobernador Francisco Rangel Gómez, a la Defensoría del Pueblo, a la Directora del Instituto de Salud Pública del estado Bolívar y a la Dirección del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss), para que se le garantice el suministro de materiales médicos a las unidades de diálisis y por ende la vida a los enfermos con Insuficiencia Renal Crónica.

Anuncia con Nosotros