Lecciones económicas aprendidas

0
20

La economía es una ciencia social con teorías probadas que prevalecen sobre las utopías que no toman en cuenta la racionalidad del comportamiento humano. Actuar en contra de los preceptos económicos es estúpido. No vale la pena intentarlo. Prueba de ello es el caso cubano.

Veamos algunos consejos de un destacado economista, quien describió el nuevo enfoque previsto para la economía cubana. Son las respuestas a las lecciones aprendidas después de 56 años de experiencia del modelo aplicado.

Los países para desarrollarse deben insertarse en la economía mundial y tienen que hacerlo con ganancias en eficiencia y productividad. Aprendiendo de las experiencias exitosas de países que se han abierto al mercado. Promoviendo sus sectores productivos. Rompiendo con los monopolios, incluyendo los del Estado. Agregando valor a sus productos y exportaciones. Aprovechando su fuerza de trabajo. Incentivando la innovación. Utilizando sabiamente el mercado.

Es un error sobrevalorar el papel del Estado y su presencia excesiva en la economía. En Cuba no hemos sabido producir riqueza. Debemos reducir el tamaño del Estado. Promover la inversión extrajera porque nos permite acceder a la tecnología. Nos inserta en las cadenas de valor de la economía mundial e incrementa el valor agregado de nuestros productos.

Se debe gobernar con el mercado no contra él. Recurrir a los controles excesivos es lo peor que se puede hacer. Genera corrupción y distorsiones que van en contra de la eficiencia y la productividad. Es fundamental crear marcos legales claros y transparentes. Los controles de precio y de cambio son transgresiones de las leyes económicas. El precio es como un semáforo. Transmite señales constantemente. Si se distorsionan las señales, confundimos al sector productivo y al mercado. No es conveniente imponer precios que no estén acordes con la oferta y la demanda. La acumulación es fundamental en el proceso de reproducción de capitales. El Estado debe incidir en ese proceso. Hacer la redistribución mediante los impuestos, pero, sin desestimular la inversión y la producción.

Las clases medias son importantes porque tiene un impacto fundamental en la cuantía y en la calidad de la demanda. Si en una economía solo se consumen productos esenciales de bajo valor agregado -solo para la sobrevivencia- se producirán bienes de poco valor agregado. Necesitamos consumidores que demanden bienes y servicios de alta calidad, para generar una dinámica virtuosa alrededor del consumo. Requerimos de un sector privado próspero que sirva de efecto de demostración sobre los otros sectores. Debemos construir una sociedad menos igualitaria pero más justa, que premie al que más aporte al crecimiento del país.

Son algunos de los lineamientos del nuevo enfoque de la economía cubana, expresados por el economista cubano Juan Triana Cordovi en entrevista reciente que le hiciera Oscar Schémel en Globovisión. Es una pena que haya transcurrido tanto tiempo para convencerse de que estaban aplicando un modelo equivocado. Si violaba preceptos económicos no podía funcionar. Venezuela debe aprender de ésta y de su propia experiencia. daviduzcateguid@gmail.com

Anuncia con Nosotros