Venezuela enfrascada en “la guerra del pan”

Llegaron sin avisar y permanecen todo el día informando sobre los movimientos de producción. Así dio inicio el Plan 700 de la Sundde que podría incrementar la escasez

0
60
Los colectivos colgaron una foto de Chávez en una panadería expropiada

Caracas.- Apoyados de milicianos populares, inspectores del gobierno venezolano vigilan en las panaderías que el pan salga del horno: enfrentan un supuesto complot para inducir la escasez del alimento básico, pero para muchos es una batalla perdida.

“La guerra del pan”, como la llama el presidente Nicolás Maduro, llevó esta semana al despliegue de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), que ha dejado cuatro detenidos y dos panaderías expropiadas en Caracas.

Acusándolos de violar la “Ley de Precios Justos”, las autoridades entregaron los dos establecimientos a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), grupos comunales que distribuyen alimentos subsidiados en zonas populares.

Pantalleros

En un recorrido que hizo la AFP por una veintena de panaderías de Caracas, muy pocas tenían pan. En las que había, se vendía de forma restringida a cada persona.

Tras encontrar pan en el centro de Caracas, Arilluri Rodríguez, una estilista de 50 años, aplaude las medidas del gobierno. “Las panaderías son las que esconden la harina, la acaparan”, aseguró.

Para otros nada va a cambiar. “No va a mejorar nada. No puede haber más pan si el gobierno no da harina. Hacen operativos para aparecer en televisión como que están solucionando el problema”, declaró a la AFP Alexis Méndez, un profesor jubilado de 68 años, en una panadería en el popular barrio Catia.

¿Sin colas?

“Aquí nadie me hace cola, eso está prohibido. Se sientan todos y esperan que salga el pan”, les decía ayer Daylimar Rodríguez, fiscal de la Sundde a la gente que esperaba afuera de la panadería Pan House, en la avenida Solano.

Rodríguez es la encargada de fiscalizar el inventario de la panadería, de verificar cómo avanza la preparación de los panes y de decidir a cuáles clientes se les venden y a cuáles no. Cada cierto tiempo entra al área de los panaderos, que tienen la orden de sacar canillas y pan francés constantemente. Luego vuelve al área de atención.

“Ahorita estoy sacando pan cada media hora, saco canillas y pan francés y los vendo a precios regulados. Para evitar que haya bachaqueo no les vendo a los menores de 16 años y no dejo que una misma persona se lleve pan varias veces. Estoy aquí desde las 7:00 de la mañana y sé quién ha comprado y quién no”, aseguró la mujer.

Gilberto de Abreu, encargado de la panadería, indicó que para poder sacar pan tan seguido los panaderos han tenido que trabajar doble turno, pero insiste en que el problema es que no tiene mucha harina de trigo. “Ayer nos trajeron 12 sacos, que solo nos dura un día. No sabemos cuándo nos volverán a traer”.

Aunque una de las principales misiones de los fiscales es evitar que se formen colas, no lo han logrado en su totalidad. Personas que llegan a los establecimientos automáticamente hacen fila para tener orden.

Temor en las panaderías

El temor es evidente entre los panaderos. “Detrás hay una mala intención para agarrarse las panaderías. Aquí nos inspeccionó la Sundde, amenazantes. Me dijeron que me iban a meter preso si había harina y no pan. Cuando llegaron estábamos sacándolo, por eso no hicieron nada”, relató a AFP Mario, encargado de otra panadería en Catia.

A juicio del comerciante, las medidas no acabarán con la escasez del producto ni las largas filas.

“La gente no tiene harina de trigo en sus casas, ni arroz, ni harina de maíz, solo les queda buscar pan, y las panaderías no reciben suficiente harina. Todo eso lo importa el gobierno, pero nos culpa a nosotros”, agregó.

“Cuando hay harina, vendemos pan, pero despachan cada 15 o 20 días. Nos dan 20 sacos (de 50 kilos), y en condiciones normales, usaríamos ocho diariamente”, declaró a la AFP Fran Suero, de 41 años, trabajador de una panadería del este de Caracas.

El último precio anunciado por la Sundde para la barra de pan es de 250 bolívares (0,35 dólares a la tasa oficial más alta; sin embargo, en la calle se consigue hasta en 900 bolívares (1,2 dólares).

Casi se muere

El dueño de la panadería Mansión Bakery, ubicada en Caracas, sufrió un colapso nervioso cuando miembros de la Sundde expropiaron su negocio.

Según reseña Caraota Digital, un dirigente vecinal identificado como Carlos Julio Rojas, informó que el angustiante episodio ocurrió cuando el superintendente William Contreras acudió al comercial con militares y colectivos (civiles armados) y por ello, el comerciante “casi sufre un infarto” que lo mandó al hospital.

“Se trata de una persona de 70 años que sufrió un shock al ver lo que estaba ocurriendo. Ya se encuentra estable, pero su familia está preocupada por lo ocurrido”, informó Rojas a Caraota Digital.

Rojas también denunció que estas medidas están generando inconvenientes a los dueños de los establecimientos. A su juicio, el régimen de Nicolás Maduro expropia a las panaderías para entregárselas a los CLAP “que en realidad son miembros de colectivos que promueven el bachaqueo”.

Por si fuera poco, el dirigente hizo una decepcionante revelación, y es que aseguró que las organizaciones vecinales adeptas al oficialismo adquieren el pan a precio regulado (Bs. 250) para luego venderlo en 1.500 bolívares.

 

Anuncia con Nosotros