700 000 personas recibieron al papa Francisco en Guayaquil

0
119

Guayaquil.- En el parque Samanes, donde las autoridades estimaron la presencia de unas 700 000 personas, la sensación térmica llegó a los 39 grados centígrados y los bomberos cada cierto tiempo lanzaban agua sobre la multitud, algunos de los asistentes fueron atendidos por insolación.

El papa Francisco llegó este lunes al gigantesco parque Samanes, en medio de una multitud profundamente emocionada que lo recibía con cánticos, flores y agitando banderas del Vaticano, de Guayaquil y de Ecuador.

La multitud, dividida en 30 bloques, algunos de los cuales lucían a media ocupación, se revolvía al paso del papamóvil, desde donde Francisco saludaba, bendecía y prodigaba sonrisas a todos, que le devolvían los saludos ondeando banderas.

Agentes de policía e infantes de marina brindaban seguridad adicional al Sumo Pontífice. Los uniformados no dudaban en romper su propia misión para darse vuelta y tomar una fotografía a Francisco, que oficiará una misa campal en el lugar.

A su arribo a Guayaquil el papa fue recibido en el aeropuerto de esa ciudad por el vicepresidente Jorge Glass, el canciller Ricardo Patiño y el alcalde Jaime Nebot, quien le entregó las llaves de la ciudad, una joya diseñada con un topacio, perlas oro y plata.

Algunos monaguillos que aguardaban en la pista se acercaron al papa, quien aceptó tomarse unas fotografías con ellos.

Ecuador es la primera parada del papa en una gira que lo llevará también a Bolivia y Paraguay, tres de los países más pequeños y pobres de Suramérica.

Hace 30 años, unas 300 000 personas asistieron a la misma que ofició Juan Pablo II cerca del mismo sitio donde está Francisco.