86 años del Caballo Viejo

0
131

Venezuela coreó sus canciones, los niños le decían tío, y aún hoy en día sigue siendo inspiración para muchos artistas venezolanos… Aún se llora su partida. Simón Díaz: el caballo viejo de Venezuela.

Aragüeño de nacimiento, llegó a este mundo el 8 de agosto de 1928. Barbacoas, el pueblo que lo vio nacer, territorio ganadero, fuese el escenario y musa perfecta para las coplas y tonadas que, desde niño, Simón Narciso Díaz Márquez, entonaba con pasión.

Luego de la muerte de su padre, Juan Díaz, a quien le debe su amor por la música, se muda, a sus 12 años, junto a sus siete hermanos y su madre a San Juan de los Morros. Fue entonces cuando asumió la responsabilidad de ser el hombre de la casa, más esto no significó el abandono de sus sueños y de lo que amaba. Cada día, después de vender los dulces y las empanadas que hacia su progenitora, Simón tomaba lecciones musicales con el maestro Ramón Ziegler, quien lo ayudó a ampliar sus conocimientos.

Los documentos que guardan su historia registran la humildad de Simón Díaz. En su biografía, uno de los aspectos que más resalta es cuando se ganó la vida en Caracas, una vez que se trasladó hasta esa ciudad, como vendedor y cobrador. Su pasión por la música lo llevó a la escuela del maestro Vicente Emilio Sojo, en donde aprendió elementos esenciales para emprender su aventura artística.

En 1954 comenzó a sentir querencia por su llano y fue así como compuso Tonada del Cabrestero, que fue la primera de una serie de tonadas que tienen su sello. Simón popularizó la tonada en Venezuela y las tonadas lo popularizaron a él.

UNA INSPIRACIÓN

Simón Díaz representa para el venezolano la venezolanidad en sí. Son muchos los artistas que se han visto influenciados por el trabajo del compositor criollo. Cantantes nacionales como Rafael «El Pollo» Brito y Lasso, han demostrado lo que ha sido el Tío Simón para ellos, tanto que el último videoclip de Lasso fue dedicado al artista, finalizando el material audiovisual con la frase «Muchas gracias, Tío Simón».

Asimismo, artistas regionales como los cuatristas Miguel Siso y Carlos Capacho, aseguran haber sido influenciados por el Tío Simón. En sus presentaciones, al menos una canción del legendario coplero incluyen en su repertorio.

De igual forma, Ana Karina Bermúdez, coralista de Ciudad Guayana, afirma que la primera canción que cantó en público fue La Vaca Mariposa, «experiencia inolvidable porque con ella me dormían mis papás cuando era bebé».

«Para mí es inolvidable, hasta pude cantarle hace años, cuando vino una vez para el Centro Ítalo. Ese es uno de mis grandes recuerdos», rememoró Luis González, excoralista.

ADIÓS AL GRANDE

Luego de muchos años de lucha contra el Alzheimer, Simón Díaz, el tío de todos, murió el 19 de febrero de 2014, en Caracas, en medio de revuelos y manifestaciones que impidieron despedirlo como se lo merecía: como uno de los grandes de Venezuela.

Hoy sus canciones son un tesoro invaluable para los venezolanos que pudieron conocer su trabajo y ejemplo para las nuevas generaciones, que defienden el folclore nacional desde su corazón, tal y como lo hizo el querido Tío Simón.