¿A LAS PUERTAS DE UNA CRISIS FINANCIERA MUNDIAL?

0
109

Desde la crisis del 2008 hasta la presente fecha, de los diez episodios de máxima volatilidad financiera que sucedieron, ocho de ellos ocurrieron durante este año 2105. En ese momento (2008) La Federal Reserve, el Bank of England, el Banco Central Europeo y el Banco Central del Japón decidieron «continuar la fiesta», imprimiendo dinero como nunca antes, a tasas de interés bajas, y echando dinero al mercado por un monto equivalente al 10% del Producto Interno Bruto de la tierra.

Una buena parte de ese dinero, fue en forma de deuda a los países emergentes; y la «banda siguió sonando». La demanda de materias primas creció, la subida de las bolsas de valores rápidamente recuperó lo perdido y lo superó ampliamente, y el consumo siguió creciendo. En parte esto ocurrió por esa hemorragia de dinero barato, y en parte; por la fortaleza que tenía la locomotora mundial de la economía en ese momento: China, con una demanda sin precedentes de materias primas.

Todos estaban disfrutando de la «fiesta», y parecía que la misma podría durar por siempre; llegando incluso a la irracionalidad de que el P/E índice del profesor Shiller sobre el mercado S&P 500 llegó en promedio a principios de año a 27.2, o sea un 64% por encima de su promedio histórico de 16.6. En toda la historia de los mercados financieros desde 1882, esto había sucedido únicamente en tres ocasiones: Una en 1929, otra en el 2000 y la última en el 2007. ¡A pesar de estos indicios, la «fiesta» estaba demasiado buena, y nadie quería abandonarla!

Este ritmo pueda ser insostenible, a pesar de que la locomotora fuese la segunda economía del mundo. Este año su PIB cayó por debajo del 7% (comparado con el 12% en el 2010) como consecuencia de un decrecimiento continuado de las exportaciones; y obligó a las autoridades Chinas a devaluar su moneda, en un intento desesperado por mantener sus niveles de exportación y de crecimiento económico.

Esta decisión, trajo consigo importantes caídas en cadena para las principales bolsas financieras, hasta el punto que el Bloomberg Global Commodity Index, llegó este mes a los mismos niveles que tuvo a principios de este siglo.

El petróleo y el hierro continúan su caída precipitada, ubicándose por debajo de 50$ y 56$ respectivamente (más de la mitad desde sus altos), en momentos en que los sectores habían hecho inversiones millonarias, gracias al dinero abundante y barato; y donde los precios tan elevados de los mismos garantizaban unas jugosas ganancias.

Pero hoy pareciese «que la fiesta» pudiese estar llegando a su fin, y las principales canciones: emisión de dinero y tasas de interés bajas, parece que comienzan a sonar mal, al tener las tasas de interés en los países desarrollados cercanos al cero, y donde la capacidad de endeudamiento de las economías emergentes y del público están llegando a su límite.

¡Pero nadie quiere que termine! Y de nuevo esta semana tuvo que intervenir China bajando la tasa de interés, el encaje legal, e inyectando 23.4 mil millones de dólares al mercado bursátil. Sin embargo; cada vez está resultando más difícil poder sostener la «música» tocando, con lo que pareciese que están comenzando a interpretar el alma llanera, y los mesoneros recogen las sillas.

¡Sólo es una cuestión de tiempo que la «fiesta» se termine, y la resaca de los participantes será aún peor que aquella de los años 30! Lo malo de todo esto, es que también pagarán por la misma, muchos que ni siquiera asistieron.
cdoradof@hotmail.com