Abatidos por la PEB y el Cicpc cuatro presuntos delincuentes

0
712

Funcionarios del Cicpc y de la PEB abatieron entre el lunes y el martes en la madrugada a cuatro presuntos delincuentes. Se trata del Finger, Jeans López, el Anderson y el Cachete.

El primero se enfrentó en una urbanización en Puerto Ordaz, Jeans cayó en Upata  y los dos últimos en Francisca Duarte en San Félix.

Todos los tiroteos entre policías y malandros ocurrieron en horas de la noche y de la madrugada, cuando presuntamente llegan los antisociales a sus casas y la gente normal y común duerme.

El primer caso, el del Finger ocurrió en el sector Río Suapure, detrás de Las Garzas.

Hasta allá llegó la comisión de la división de investigación contra homicidios.

Buscaban a Luis Fernando (25), alias el Finger. Supuestamente Luis Fernando estuvo involucrado en la muerte de Jorge Luis Arrioja (41).

Se trata del caso del trabajador de Venalum que esperaba transporte en el sector Toro Muerto y fue interceptado por varios sujetos que a bordo de un Fiesta Power, color gris, sin placa, intentó robarlo. Eso fue el pasado 24 de enero. Como se resistió le dieron siete tiros.

Al parecer Luis Fernando también robaba vehículos y en el estacionamiento donde vivía “enfriaba” los carros.

Por supuesto los familiares de Luis Fernando negaron que hubiese habido un tiroteo. La versión es muy parecida a la de familiares de otros abatidos.

Según ellos los detectives llegaron a la casa rompieron la puerta, entraron, buscaron a Luis Fernando quien dormía con su mujer e hijos, sacaron a la familia de la habitación, se escucharon los tiros y luego la tesis: Enfrentamiento.

Concluyen valientemente pidiendo la actuación de la Fiscalía de Derechos Fundamentales.

El segundo caso es el de Jeans López en Upata. Allí funcionarios de la misma división de Homicidios, estaban tras su pista por presuntamente estar relacionado con la muerte de Rubén José Álvarez Aray,  quien falleció en septiembre del año pasado.

A Jeans López, lo encontró el Cicpc en el sector El Coloso, en Upata, municipio Piar, en la madrugada del martes y cuando se vio rodeado, sacó su arma y disparó.

Llevó la peor parte pues era él solo contra una comisión. En el procedimiento,  se colectó una pistola calibre 9mm.

El último caso es el de Anderson y  el Cachete, pero estos se enfrentaron a funcionarios de Inteligencia de la Policía del estado Bolívar.

Esto ocurrió a las 8 de la noche del día lunes en el sector Francisca Duarte de San Félix.

Después de estar semanas tras la pista de este par de individuos considerados azotes del sector, los funcionarios de la PEB los consiguieron. Les dieron la voz de alto pero los antisociales prefirieron enfrentarlos y se inició una balacera con el saldo de dos caídos. En este caso, Anderson y el Cachete.

Para variar los ciudadanos ya fallecidos al llegar al Hospital no portaban documentos. El supuesto Cachete llevaba un  pantalón corto azul, una guardacamisa blanca, era blanco, flaco y portaba zapatos negros.

Por su parte Anderson, era moreno, llevaba un bolso rojo, un pantalón corto negro y una franela azul.

De la morgue del centro hospitalario, luego fueron trasladados a la Unidad Forense del Cicpc.

Esperan que los familiares de estos jóvenes lleguen al Cicpc para su identificación.

Donde ocurrió el tiroteo quedó un revólver, calibre 38mm, marca King Cool, seriales vk2747, con tres cartuchos; dos percutidos y uno sin percutir así como una  pistola marca Tauro calibre 22mm, color plata con serial 05880. La Fiscalía Segunda se hizo cargo de la investigación.

Al parecer y por lo dicho por testigos, que escucharon la balacera desde la seguridad de sus casas,

presuntamente  Anderson y el Cachete eran azotes de barrio.