Acceso al liceo Monseñor Zabaleta es intransitable

0
348

Tumeremo.- No solo los sectores más vulnerables de la población están propensos a reportar fallas en los servicios públicos que, por ley, deberían existir en las comunidades. A diario muchos ciudadanos se quejan por la pésima atención que los gobiernos de turno le dan a ciertos espacios.

En ese sentido, vecinos de los sectores Zabaleta-Guayabal, ambos ubicados en el suroeste de Tumeremo, exponen la problemática que afecta a un grueso número de personas, pues tienen cercenado el acceso al liceo Monseñor Francisco Javier Zabaleta, de la población bolivarense, donde aproximadamente 2 mil 400 jóvenes cursan estudios de secundaria. Igualmente, en la calle principal de la comunidad, se ubica el Centro Comunitario de Medicina, adscrito a la Misión Barrio Adentro y La Casa de los Abuelos.

Las vías de acceso a estos recintos lucen intransitables. El estado de abandono en el que se encuentran está a la vista de todos. La acumulación de desechos sólidos y los restos de animales putrefactos, adornan la vía principal que conduce a la institución.

Los vecinos aseguran que los malos olores emanan durante todo el día y la noche, lo que mantiene latente la preocupación de los moradores de la zona, quienes son los más propensos a contraer enfermedades. A esto se suma la inseguridad, el mal servicio del alumbrado eléctrico y la nula recolección de basura por el sector.

Próspero Sandoval, quien habita el lugar, manifiesta que «personas inescrupulosas, sin conciencia ciudadana, lanzan animales muertos en la vía». La putrefacción es insoportable y afecta la vida de quienes solicitan la presencia de los Servicios Públicos de la Alcaldía de Sifontes, a los efectos de que procedan a practicar un operativo de limpieza en el sector.

EXIGEN ATENCIÓN INMEDIATA

Quienes residen en Tumeremo exigen al Gobierno regional y municipal que atienda sus solicitudes, ya que ni los conductores de vehículos, ni los motorizados pueden hacer uso de las arterias viales de la localidad, dado el pésimo estado en el que se encuentran. Además de asfalto, reclaman mejoras en el resto de los servicios.