Acribillados dos hombres en Bella Vista

0
111

Otro doble homicidio se registró la noche del domingo, mientras dos amigos conversaban en el patio de una vivienda.

Trascendió que Alonso Mendoza Vásquez, de 21 años y Leonardo José Salazar Aguilera de 19, quienes residían en el bloque 11 de Unare II, decidieron irse de «rumba» a Bella Vista, en compañía de otro sujeto, conocido como «Jorgito».

Según informaron familiares de Leonardo, los infortunados estaban en la casa de un tío de «El Negro», como era conocido cariñosamente Alonso Mendoza, sin saber que los asesinos seguían sus pasos, tranquilamente se divirtieron en una fiesta hasta la madrugada del domingo. El trío fue visto por última vez por el sector poco antes de las seis de la tarde, pues al parecer «Jorgito» decidió irse sabiendo «que no podía andar por allí tan tranquilo».

LOS VIERON JUNTOS

Presuntamente los verdugos estaban siguiendo a «Jorgito» desde hace varios meses, por lo que esperaron el momento indicado para fulminarlo. Algunos testigos de lo ocurrido comentaron que Alonso y su hermano «Jorgito» andaban juntos, por lo que presumen que los homicidas «los tenían en la mira».

Al parecer «Jorgito» estaba siendo buscado por antisociales con los que dejó «una cuenta pendiente», hace algún tiempo. Por lo que a los asesinos no les tembló el pulso para disparar contra la humanidad de Alonso y Leonardo, quizás pensando que se trataba de los dos hermanos.

EL HECHO

De acuerdo con la información suministrada por los familiares de Leonardo, los dos estaban conversando en el patio de la casa, Leonardo estaba acostado en un chinchorro y Alonso sentado en una silla. A eso de las nueve de la noche fueron sorprendidos por dos sujetos, quienes sin mediar palabras abrieron fuego contra ellos.

Residentes de la calle Guaicamacuare de Bella Vista, relataron que las detonaciones se escucharon por varios minutos, por lo que prefirieron resguardarse dentro de sus viviendas. Entre nervios y pensando lo peor, los parientes de Alonso buscaban donde esconderse, por temor a que los maleantes ingresaran al interior de la casa.

Minutos después salieron al patio encontrándose con la desgarradora escena. El cuerpo de Alonso yacía sobre un pozo de sangre, mientras que Leonardo quedó dentro del chinchorro dando sus últimas bocanadas de aire. Los dos cuerpos presentaron múltiples orificios por el paso de los proyectiles.

Rápidamente los familiares los montaron en un vehículo Optra, color negro, placas AC206NA, y los trasladaron hasta la sala de emergencia del hospital Dr. Raúl Leoni. Leonardo ingresó sin signos vitales al centro de salud, pero su amigo Alonso luchaba por sobrevivir a los disparos que recibió. Los galenos de guardia lo atendieron al llegar al hospital, pero sus esfuerzos por salvarle la vida fueron en vano. Lo ingresaron al quirófano y expiró durante la intervención. Familiares de Alonso esperaban una buena noticia a las afueras del hospital, pero sus esperanzas quedaron frustradas cuando a la 1:15 a. m. los médicos informaron el deceso del joven.

TERCER HECHO DE VIOLENCIA

Este hecho de sangre ocurrido la noche del domingo, enluta por tercera vez a la familia Mendoza. El 10 de mayo de 2006 Martín Eduardo Mendoza Guerra fue asesinado en el Internado Judicial de Vista Hermosa, lugar donde permanecía recluido. En el hecho, varios reos le propinaron golpes en la cabeza y le dispararon en múltiples oportunidades.

La segunda muerte violenta ocurrió hace solo cinco meses, específicamente el cinco de diciembre del 2014. Jorge Leonardo Mendoza Guerra, desde tempranas horas de la noche estaba en el sector I de Unare II, en el velorio de Gregorio José Muñoz Gómez, quien fue asesinado a «machetazos» dentro de su residencia en el sector Villa Jade. Poco antes de la medianoche Jorge Leonardo decidió irse a su casa, en el sector II, cuando fue interceptado por dos sujetos, quienes le dispararon y se marcharon sin dejar rastro.

«NO SÉ QUÉ HACÍA MI HERMANO ALLÍ»

Los parientes de Leonardo José están consternados por lo ocurrido, comentaron que es la primera vez que ocurre un hecho de violencia en su familia. Uno de los hermanos mayores indicó, «no sé qué hacía mi hermano allí», «estoy extrañado con ese crimen». Resaltó que Leonardo era el menor de tres hermanos y nunca había tenido problemas con nadie. Así mismo indicó que Leonardo y Alonso eran vecinos en el bloque 11 y mantenían una amistad desde hace algún tiempo.

«JORGITO SÍ ESTABA»

Moradores del sector señalaron que «Jorgito» estaba con Leonardo y Alonso en el patio de la casa y cuando vio a los homicidas salió en veloz carrera. Así mismo informaron que los dos hermanos estaban en esa vivienda «enconchados»; los vecinos afirmaron que «Jorgito» y Alonso tenían varios días quedándose en la casa de su tío.

PRESUMEN VENGANZA

Autoridades policiales investigan el móvil del suceso a fin de esclarecer el doble homicidio y dar con el paradero de los homicidas. De acuerdo con los datos recabados y evidencias colectadas, los expertos presumen se trate de una venganza. Sin embargo no descartan otra hipótesis en torno al caso.