Acribillan a obrero en Guaiparito

0
172

Eran aproximadamente las 8:30 de la noche de este domingo, cuando los vecinos de la calle Francisco Cierto, en el sector de Guaiparito, de San Félix, se alarmaron ante el estruendo de varias detonaciones.

Algunos de los curiosos salieron de sus aposentos para ver qué había pasado. Frente a una de las casas, yacía el cuerpo de Edward Cabrita Pogarita, de 19 años, en el suelo bañado en sangre, producto de cuatro proyectiles que habían atravesado su cuerpo.

Sus familiares no perdieron tiempo y embarcaron a la víctima en un vehículo particular hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, sin embargo, el intento fue fallido, los galenos señalaron que a su llegada, el joven ya estaba sin signos vitales.

Al parecer, otro sujeto –amigo de Pogarita- resultó herido en el hecho tras recibir un disparo en la espalda, pero este no quiso ser atendido en el centro asistencial.

Uno de los dolientes, quien prefirió mantener su identidad en estricta reserva, explicó que el occiso había pasado todo el día en la casa, esperando que dejara de llover y la llegada de la energía eléctrica que se había ido desde la mañana.

«Cuando llegó la luz Edward se fue al porche a conversar con unos amigos, y en ese instante escuchamos como seis disparos», manifestó consternado el declarante.

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), procedieron a levantar el cadáver y dar inicio a las averiguaciones de rigor.

«SON DE POR ALLÍ»

Extraoficialmente se supo que los homicidas iban a bordo de una camioneta blanca, y que desde adentro abrieron fuego para luego darse a la fuga.

Estos individuos aparentemente son miembros de un sindicato de Alcasa, al cual pertenece Eldy Cabeza, conocido como «El Sindicalista», quien reside a escasas cuadras de la escena del crimen.

Mientras tanto, los sabuesos de la policía científica presumen que todo se trate de un ajuste de cuentas, por la manera en que se perpetró el asesinato, sin descartar otro móvil.

El fallecido se ganaba la vida como obrero en una construcción en Puerto Ordaz. Vivía junto a sus padres y a su esposa; no dejó hijos. Era el penúltimo de cuatro hermanos.

«EL SINDICALISTA»

Fuentes extraoficiales indicaron que un sujeto apodado «El Sindicalista», podría ser el responsable en este hecho, quien vive a escasos metros de la casa de la víctima y cuya relación con sindicatos podría haber motivado el suceso.