Acribillan a primos en Buen Retiro

0
168

«Hermanito tú dabas la cara por mí, siempre me cuidabas y cuando necesitaba de alguien estabas ahí para aconsejarme», gritaba entre tristeza y dolor la hermana de Luis Javier Medrano Ramírez, de 28 años de edad, quien fue acribillado junto a su primo Oswaldo Jesús Medrano Hernández, de 23 años, cuando se encontraban al frente de la casa sus parientes la mañana de ayer en el sector 2 de Buen Retiro, justo enfrente del colegio Teresa de la Parra, en la calle Marcela España de San Félix.

IBAN DE COMPRAS

Aproximadamente a las 10:30 de la mañana de ayer, Luis llegó a la casa de su papa ubicada en Buen Retiro para hacer algunas diligencias. En la vivienda se encontraba gran parte de la familia, entre ellos su hijo de 7 años y su primo Oswaldo.

A los pocos minutos de haber llegado a la casa de su padre, Luis y su pequeño hijo salieron de la vivienda rumbo al centro ya que iban a hacer algunas compras. En el porche de la casa se encontraban algunos familiares compartiendo el día. Oswaldo vivía a pocas cuadras de la residencia, por lo que se encontró a su primo en la parte de afuera.

SE BAJARON DE UN CARRO

En cuestiones de segundos los primos se percataron que a pocos metros de ellos dos sujetos se bajan de un carro de pequeño tamaño. Uno de los hombres vestía una camisa amarilla y azul con el logo del equipo profesional de baloncesto estadounidense Ángeles Lakers.

«Yo vi al hombre que se iba acercando hasta donde estaban Luis y Oswaldo, pero no me alarmé pues parecían amigos de él. En un principio pensé que estaban jugando hasta que los vi con un arma de fuego», relataba uno de los testigos presenciales del hecho.

VENÍAN POR ÉL

Los asesinos se acercaron a los primos, pero sin intención de hacerle daño al niño. Ambos portaban armas de fuego de calibre 38mm y 9mm, respectivamente. En un abrir y cerrar de ojos los sujetos hicieron los primeros disparos hiriendo de gravedad a Luis y Oswaldo. En sus instintos de supervivencia los dos corrieron hacia la vivienda. Oswaldo cayó cerca de una matera con varios impactos de bala distribuidos por todo su cuerpo, pero seguía vivo.

Luis corrió con menos suerte ya que al caer al suelo, y a pocos metros del porche de la vivienda, los asesinos lo remataron en el piso propinándole más de cinco impactos de bala las cuales se alojaron en su cabeza y cuello. Los sujetos al ver que habían cumplido su cometido, partieron sin dejar rastros huyendo de la escena del crimen. Los familiares al escuchar las detonaciones, más de 15 según testigos, corrieron hacia la parte de afuera para saber lo que pasaba encontrándose la terrible escena.

QUEDÓ VIVO

Luis murió boca abajo y en medio de un charco de sangre que cubría su cabeza. Oswaldo quedó vivo, por lo que su padre lo trasladó de forma inmediata a la emergencia de la clínica Virgen del Carmen ubicada en las adyacencias de la redoma de El Dorado, pero llegó sin signos vitales productos de los múltiples impactos de bala que recibió.

SIMULARON ROBO

Familiares comentaban entre lágrimas que los asesinos simularon un robo, pero aseguran que el móvil del asesinato tiene un trasfondo. «A Luis le quitaron su cartera, pero eso lo hicieron para simular un robo. Sabemos que ese no fue el motivo por el que lo mataron», relataba su papa.

HOMBRE TRABAJADOR

Familiares de Luis Medrano informaron que era un hombre trabajador y dedicado a su familia. Medrano fungía como presidente y dueño de la Asociación Cooperativa Los Medranit la cual estaba ligada al sector de la construcción y le prestaba servicio a CVG Alcasa, donde también participaba activamente desde el sindicato. Era el mayor de cinco hermanos y vivía con su esposa en la casa de su madre en el sector Guaiparito de San Félix.