Actualidad Financiera: De los muros y otras analogías

0
301

Aguas arriba

La socialista República Democrática Alemana (RDA) construyó un gran muro de “Protección Antifascista”, mundialmente conocido como el Muro de Berlín. Dicha barrera física fue cimentada como medio de seguridad para dividir a Alemania desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989; con ello se creó una separación clara con el espacio ocupado por la República Federal de Alemania (RFA). Conclusión, Este versus Oeste, en una lucha armada en lo físico, pero sobre todo en lo moral.

El Bloque Este estaba dominado por fuerzas que partían del hecho de que el muro protegería a sus ciudadanos de influencias perversas de mercado –más otros elementos ideológicos, políticos, sociales y económicos de largo aliento-, catalogando a sus vecinos de conspiradores, historia que suena bastante familiar en pleno Siglo XXI. Por esos tiempos también estuvo el hito de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, por lo que el momento histórico fue extremadamente variopinto y conflictivo para ambos lados de Alemania. Siendo así, este largo muro de aproximadamente 45 kilómetros –división de Berlín-  115 kilómetros –rodeando-, era solo el elemento visible de un perturbador momento para el mundo entero.

Aguas en el medio

El muro dejó manchas de sangre alrededor, dado que muchos seres humanos fallecieron al tratar de pasar de un lado al otro, buscando bienestar, reunión con familiares y cercanos o sencillamente haciendo valer su derecho ciudadano de vivir en libertad. Al final, ese armatoste cayó y con él se dejó atrás un terrible precedente; hoy en día –luego de tanta enseñanza a porrazos- son una súper potencia mundial.

México y Estados Unidos, vaya historia de dolor y amor. La existencia de una frontera entre países subdesarrollados no es la gran cosa –ciertas excepciones aplican-, pero si la frontera es compartida entre un país desarrollado y otro que no, la situación cambia diametralmente.

Los países desarrollados siempre han tenido una mirada un tanto hipócrita con su relación con los débiles. Normalmente, consiguen de éstos la mano de obra barata –a través de la maquila o de la migración- y en torno a ello logran juntar ingenio con sudor para seguir creciendo como nación. Eso perse no debo criticarlo del todo, dado que no existe coacción ni esclavitud en el asunto, solo se dan condiciones, donde cada quien ocupa un espacio, con las consecuencias que ello genera.

Aguas abajo

Ahora bien, en éstos tiempos que vivimos llega a la política un nuevo outsider –vaya que da miedo cuando llegan- que tiene nuevas ideas, muchas de ellas poco convencionales y que harán que más de uno vea la vida de una manera distinta. Es difícil hablar de un país donde uno reside, por lo que entender como una nación bastante ortodoxa políticamente, decidió dar un giro tan fuerte. Por el bien de ellos y del mundo, esperemos que ahora no se creen nuevos Muros de Berlín en América, dado que sería un grave retroceso.

La ideología levanta muros, considerar que uno es mejor que el otro levanta muros, el racismo levanta muros, la religión levanta muros, la soberbia levanta muros, el dinero levanta muros. Constantemente escuchamos como personas influyentes sectorizan naciones y grupos, partiendo de máximas terribles. “Están conmigo o contra mí” es una de las más famosas; al final, los resultados son previsibles y normalmente son catastróficos.

Cuando pensamos que algunos muros habían sido derrumbados, en paralelo se recogen esos escombros, se reciclan y sirven para construir algunos nuevos. Unos son visibles y otros se sienten con solo prender la televisión, la radio o el internet. Todos están allí, y todos persiguen lo mismo, sacar lo peor de nosotros, abriendo y cerrando ese phitos que Pandora –altamente curiosa- llevaba consigo y que contenía todos los males del mundo, que aun cuando la instrucción era de no abrirlo por ningún motivo, siempre nos gusta sacar a la luz lo que debe estar bien resguardado.

Hasta la próxima entrega.

@wlagc

http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/