Afiliados a Villa Ferrominera exigen el cumplimiento de promesas

0
135

José Pérez, presidente de la asociación civil Villa Ferrominera, en nombre de los afiliados a la organización manifestó la preocupación que mantiene luego que el 10 de julio el presidente de Ferrominera Orinoco, Jesús Zambrano Mata, se comprometió con ellos para ayudarlos con el urbanismo, a cambio de que los agremiados hicieran el proyecto de viviendas.


Hace un mes que los miembros de Villa Ferrominera solicitaron reunirse con quien preside la jefatura de la estatal, y los equipos para culminar el proyecto que pudiera ser ejecutado.

El también delegado sindical del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera), denunció que en el año 2007 a trabajadores de la estatal del hierro les descontaron el aporte de viviendas, también firmaron contratos con empresas constructoras para la construcción de 800 viviendas en Puerto Ordaz, mientras que en Ciudad Piar 560 y en Palúa 231, ello para un total de 1591 soluciones habitacionales. «En Ciudad Piar solo se construyeron 200 y en Puerto Ordaz ninguna».

 

Integrantes de la mencionada organización civil de viviendas dieron a conocer que en el lote de terreno que recibieron por parte de la municipalidad, el Gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, en compañía del presidente del Instituto de Viviendas y Obras Bolívar (Inviobras), Héctor Herrera Jiménez, y el aquel entonces presidente ejecutivo de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh, se comprometieron con dar inicio al proyecto habitacional.

Respecto al descuento por aporte de viviendas, el vocero de los agremiados a Villa Ferrominera destacó que el descuento fue entre 30 y 40 mil bolívares, dándole a través de la firma de un documento, potestad a la empresa para la construcción de las casas.
Son 1200 trabajadores que están incluidos en el proyecto habitacional, que contempla en una primera etapa la construcción de 600 viviendas, una escuela, áreas recreativas y deportivas en la UD 200 de Puerto Ordaz.

Pérez, también informó que el urbanismo se ejecutaría por cuenta de la estatal del hierro, mientras que los afiliados tendrían la responsabilidad de pagar las casas.