Águilas del Zulia se llevaron el primero de la final

Águilas comenzó la final con imponente victoria frente a Cardenales de Lara en Barquisimeto, para tomar ventaja de 1-0 en la serie

0
229

Como inmejorable escenario se exhibió ayer el estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto. Estuvo repleto de aficionados que acudieron a sus instalaciones para presenciar lo que fue el primer juego de la gran final del beisbol venezolano entre Cardenales de Lara y Águilas del Zulia.

Los pájaros rojos no pudieron contener el intenso ataque de los zulianos, que se mostraron como unas verdaderas águilas reales, en la segunda parte del cotejo, y terminaron cayendo estrepitosamente por amplio margen de 12-2.

En teoría, el equipo que luce más temible a la ofensiva es el propio Cardenales, pero en la práctica Águilas demostró que no solo está para hacer las pequeñas cosas, sino que también es capaz de generar peligro con el madero.

Los locales se fueron adelante en el primer capítulo frente a Mitch Lively, abridor por los zulianos, al que le conectaron tres imparables, entre estos uno remolcador de Jesús Montero.

La visita respondió enseguida e igualó el marcador en la parte baja del segundo tramo gracias a tubey de Jesús Flores, que fletó desde la inicial a Álex Romero.

En la tercera los aguiluchos se pondrían al frente después de que Endy Chávez disparó el primer cuadrangular de la final, con un compañero en base, frente a los envíos del Pitcher del Año, Raúl Rivero.

En esa misma entrada los crepusculares descontaron con una carrera que produjo nuevamente Jesús Montero, para colocarse al acecho y tratar de revertir pronto el resultado.

No fue así

Si bien Raúl Rivero no tuvo su mejor presentación, pudo darle al manager Luis Dorante al menos cinco capítulos y la oportunidad de mantenerse dentro del juego. Sin embargo, sus compañeros del bullpen fallaron.

La divisa que dirige Lipso Nava sacó provecho del descontrol de los lanzadores y de la mala defensa guara para concretar un rally de ocho anotaciones en el inning seis que disipó sonrisas entre los asistentes al parque.

Cuatro incogibles, dos pelotazos, dos errores, un boleto y un fly de sacrificio fueron parte de lo que aconteció en ese accidentado y fatídico acto para los relevistas crepusculares, que tuvieron que enfrentar hasta a doce bateadores rapaces.

Amilanado por la debacle del pitcheo, Lara no tuvo reacción alguna y terminó utilizando las piezas que menos tiempo de juego han tenido, pensando en lo que será el segundo compromiso de la serie esta noche.

Lively cerró con siete sólidas entradas lanzadas para erigirse como el serpentinero vencedor, mientras que Rivero cargó con la derrota.