Ajusticiaron a dos hombres debajo del puente Angosturita

0
231

Un doble homicidio se registró en horas de la madruga de ayer. Las víctimas fueron dos amigos que se encontraban ingiriendo licor en un negocio clandestino en el barrio La Laguna.

«Estos perros hicieron esto, lo van a pagar esos desgraciados», «¿Tú crees esto justo padre, este dolor que mi madre siente?», fueron los gritos de dolor que vociferaba la hermana de Luis Gabriel Rangel de 29 años; mientras desde la parte alta del barranco observaba el cadáver del hombre tirado entre el monte y las piedras.

Del lado derecho del barranco yacía el otro cadáver, la cara ensangrentada hacía pensar que recibió los tiros en la cabeza.

Los familiares llenos de dolor, indicaron que Bernaldo José Fratello Puerta de 25 años, a quien le decían cariñosamente «Naldo», trabajaba de ayudante de albañilería.

Así mismo algunos moradores del sector señalaron, «él era un chamo tranquilo, lo que le gustaba era tomar y jugar cartas».

ESTABAN INGIRIENDO LICOR

La pareja de Luis Gabriel, indicó que su esposo había salido en la tarde con uno de sus hijos y al caer la noche regresó con el pequeño, les dejó comida y se fue.

«Él me dijo voy al negocioso del cuñado», esa fue la última vez que lo vio con vida. La mujer entre lágrimas, señaló que a las dos de la madrugada, escuchó la moto y pensó que Luis Gabriel iba a entrar a la casa, seguidamente observó un carro Ford Fiesta, que salió a toda velocidad. Esperó a ver si entraba, pero jamás vio a su esposo. A los pocos minutos una vecina llamó y le dijo, «la moto de tu marido esta tirada cerca de tu casa», rápidamente salió a observar lo que había ocurrido. Al llegar al sitio efectivamente estaba la motocicleta de su esposo y notó que el foco de atrás estaba partido; desde ese momento comenzó la preocupación.

Rangel tenía un yeso en la pierna izquierda, los dolientes indicaron que fue producto de un accidente en moto ocurrido hace un año.

Afirmaron que actualmente no trabajaba porque su condición no se lo permitía.

SALDARON CUENTA

«Chino Matón», era el apodo de Luis Gabriel, quien al parecer hace algún tiempo andaba en malos pasos. En el sitio del suceso, vecinos comentaban sobre el hecho, y señalaron que «él se había aplacado un poco, desde que le enyesaron la pata», «claro pero a lo mejor dejó algo pendiente, uno no sabe».

Estos comentarios permiten deducir a las autoridades policiales que Luis Gabriel anteriormente pertenecía a algún grupo delictivo.

De allí los expertos perfilan el posible móvil de venganza, como el que cobra mayor fuerza en el homicidio de los dos hombres.

ANDABAN JUNTOS

Luis Gabriel y Bernaldo José, al parecer se encontraron en la conocida casa donde expenden bebidas alcohólicas a «toda hora».

Un grupo de personas compartían en el mencionado lugar ubicado en la calle La Colombiana del sector La Laguna.

Comentaron algunos que «allí ya no quedaba casi gente porque llegaron diciendo que la gente de la Frontera de Guaiparo, venía a echar plomo».

Por tal motivo la mayoría de las asistentes se marchó a sus casas. De acuerdo a lo relatado por presentes, el cuerpo detectivesco sospecha que los dos hombres se iban a sus casas y fueron interceptados por los verdugos, quienes los subieron a un vehículo y los llevaron hasta el sector Acapulco donde le dieron muerte.

LOS AJUSTICIARON

Un hilillo de sangre quedó dibujada a lo largo dela carretera de tierra, lo que hace pensar que los homicidas actuaron en el mismo lugar donde liberaron los cuerpos. Los bajaron del carro, atinaron en el lugar exacto, para que no quedaran vivos, «la cabeza», los arrastraron y los lanzaron al barranco.

HALLAZGO

Pescadores que pasaban en lanchas por el río a tempranas horas de la mañana, avistaron los cuerpos y comenzaron a correr la voz en el barrio.

El rumor corrió como pólvora y llegó a oídos de la esposa de Luis Gabriel, quien lo estaba buscando desde las dos de la mañana, rápidamente le informó a los demás familiares.

Se dirigieron al sector y confirmaron que era el cadáver de Luis Gabriel. Se dieron cuenta del otro cuerpo y reconocieron a Bernardo José, llamaron a sus familiares, quienes se trasladaron hasta la escena del crimen.

SACARON LOS CADÁVERES

Debido al sitio donde se encontraban los cadáveres, efectivos de la policía científica no pudieron acceder a la zona, por lo que el Cuerpo de Bomberos de Caroní arribó al lugar y realizaron las labores de rescate.

Seguidamente los detectives del Cicpc, los trasladaron a la unidad forense del cuerpo detectivesco. Así mismo colectaron evidencias y realizaron fijación fotográfica para comenzar las pesquisas a fin de esclarecer el doble asesinato. Tanto Luis Gabriel como Bernaldo José tenían varios impactos de proyectiles en la cabeza.

«ENFRENTAMIENTO ENTRE BANDAS»

Según las declaraciones de los lugareños, en el sector La Laguna existen varias bandas delictivas que operan en el sector, destacando que mantienen viejas rencillas con los «delincuentes», de la Frontera de Guaiparo. Uno de los declarantes, indicó que hace unos meses hampones de Guaiparo fueron hasta La Laguna a robar en una de las viviendas y varios hombres de la comunidad los corrieron a golpes. «Desde allí los malandros dijeron que al que vieran en la calle lo iban a matar». Habitantes presumen que lo ocurrido tenga que ver con el hecho.