AL FRENTE DE LAS COLAS

0
108

I.
El capitalismo, al no tener ni lideres talentosos ni proyectos positivos para mantenerse en pie en una batalla de ideas (Guerra Política) contra el poder popular y el Plan de la Patria, ha llevado al pueblo venezolano a la Guerra Económica, donde si tiene la fuerza y control de los campos de batalla, fundamentalmente en la distribución de productos comestibles (en su mayoría nada nutritivos)y baterías para automóviles.


Desde que en la sociedad humana apareció la propiedad privada de los medios de producción hasta nuestros días, en toda guerra, los ejércitos imperialistas se distinguen porque son crueles con la población civil y la masacran para imponer el miedo, mientras que los ejércitos patriotas se ponen al lado del pueblo para protegerlo, tanto en avanzada como en retirada, defendiendo su vida y su dignidad, tal como hicieron nuestro Padre Simón Bolívar en la Emigración a Oriente de Julio de 1814 y nuestro Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías en el Paro Petrolero 2002-2003.

En esta Guerra Económica de 2015, el ejército imperialista sin balas ni bombas, pero especulando con sus productos de consumo masivo, está siendo cruel con el pueblo, ya que además de exprimirnos los bolsillos, nos mantiene sufriendo en las «colas» para adquirir productos comestibles y baterías para automóviles.

Si la población está desorganizada y sitiada a las puertas de Hipermercados, Supermercados y Abastos, entonces, alguien debe ponerse al frente de esa vaina que llaman «colas» y actuar como un ejército patriota para proteger al pueblo, mientras el gobierno revolucionario sigue luchando para derrotar la especulación y el acaparamiento impuesto por FEDECAMARAS.

 

II.
Es importante pero no ha sido suficiente, la creación de la Sundee, mantener el día de compra por número de Cédula de Identidad, destacar un pelotón de militares, controlar con capta-huella y asignar números a los compradores. Cada día la «calentura» es mayor.
Hay que llegar a lo humano de los seres que están sitiados en esas «colas».

En nuestros debates y conversatorios como accionistas de la revolución chavista planteamos que hay cosas urgentes y necesarias que deben asumir PDVSA, empresas básicas y los gobiernos locales en los Abastos Bicentenario, porque ya el gobierno nacional está haciendo lo que le corresponde a nivel de suministro.

Estamos proponiendo:
a) Colocar agua potable permanentemente con termos gigantes.

b) Garantizar una batería de baños portátiles.

c) Instalar toldos suficientes en el área de embarazadas y personas de la tercera edad.

d) Mantener un puesto con personal paramédico.

e) Dotar de papeleras.

f) Crear una ruta de transporte gratuita que salga cada hora hacia centros poblados alejados.

g) Poner en práctica el dispensador de tikects, tal como en los bancos.

Quienes refuten que eso sale muy caro, le preguntamos ¿Cuánto vale la dignidad del pueblo?

Por supuesto que estas medidas, en menor escala pero igual cobertura, deben ser cumplidas obligatoriamente por los hipermercados, supermercados y abastos del capital privado, ya que prestan un servicio público que debe tener un mínimo de respeto a la dignidad del pueblo.

III.
Por si acaso estas ideas no tienen eco en los oídos de los destinatarios, quienes hacemos «cola» tenemos que organizarnos en Comités de Usuarios y Usuarias de Abastos Bicentenarios y similares, a fin de solicitar ante las dependencias de PDVSA, Empresas Básicas y los gobiernos locales que se pongan al frente de las colas para protegernos en esta Guerra Económica que tiene signos que será prolongada, independientemente de la correlación de fuerzas en la Asamblea Nacional después del 6D.

aadarfio@hotmail.com