Antidepresivo podría evitar síntomas severos de Covid-19

0
764

CHICAGO.- En el mayor estudio realizado hasta la fecha para evaluar un antidepresivo común y de bajo costo como tratamiento para la COVID-19, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y de Canadá y Brasil descubrieron que el medicamento fluvoxamina evita algunas de las complicaciones más graves de la COVID-19, lo que reduce enormemente el riesgo de hospitalización y muerte.


El estudio, llevado a cabo en Brasil, confirma los resultados del primer ensayo con fluvoxamina para la COVID-19, el cual fue lanzado a inicios de 2020 en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis.
El estudio brasileño dio seguimiento a unos 1.500 pacientes recién diagnosticados con COVID-19. De estos, 741 recibieron el medicamento, una tableta de 100 miligramos de fluvoxamina dos veces al día durante diez días, y 756 recibieron un placebo dos veces al día.
De los que tomaron fluvoxamina, el 11 por ciento presentó síntomas suficientemente serios como para requerir una estadía extendida en urgencias por COVID-19 o para ser hospitalizados, en comparación con el 16 por ciento que recibió un placebo.
En un análisis secundario de los participantes que tomaron al menos 80 por ciento de sus pastillas, las conclusiones fueron incluso más sorprendentes: el riesgo de hospitalización o cuidado de emergencia extendido se redujo en dos terceras partes, y sólo hubo un deceso entre quienes tomaron fluvoxamina, en comparación con los 12 fallecimientos del grupo del placebo, lo que representa una reducción de 91 por ciento en el riesgo de mortalidad.
«Con base en esta replicación de nuestras conclusiones en un estudio tan grande, consideramos que la fluvoxamina debe considerarse como un tratamiento para pacientes con elevado riesgo de presentar la enfermedad grave o de morir», dijo Eric Lenze, profesor de psiquiatría y director del Laboratorio de Salud Mental de la Universidad de Washington.
«A diferencia de otras terapias desarrolladas para tratar la COVID-19, este medicamento tiene un largo y bien establecido historial de seguridad y los doctores podrían optar por recetarlo de inmediato para la COVID-19 aunque su uso no esté aprobado», añadió.
Lenze dijo que la fluvoxamina proporciona una opción de tratamiento de bajo costo para los pacientes recién diagnosticados. A diferencia de los nuevos medicamentos antivirales que según informes son prometedores contra la COVID-19, la fluvoxamina no requerirá la autorización de uso de emergencia para poder recetarla.
«Y todo un tratamiento cuesta unos cuatro dólares, de modo que también puede ser rentable, a diferencia de otras terapias más nuevas contra la COVID-19», dijo Lenze. «Podría ser particularmente útil en países en los que las tasas de vacunación siguen siendo bajas».
Los resultados del estudio, publicados el martes en la página de internet de la universidad, fueron publicados en la revista The Lancet Global Health.Xinhua