Aquí Tumeremo: Crónica de un energúmeno

0
184

CRÓNICA DE UN ENERGUMENO… voluminoso como un Paquidermo, su lenta movilización lo hace sentir como león enjaulado. Sentimientos raudos productos de la clarinada de la ignorancia, aunado a la perversidad inconsecuente del populismo radical, lo convierte en la pieza clave del deslave de la incompetencia. El populacho resentido avienta un soplo a la espera del pase del resentimiento iracundo, trasnochado irreverente, cual lanza de la perfidia insolenten de una traición enloquecida.

Al final se cumplirán las profecías del «Oráculo de Delfos». Rostro risueño y embrujador, como el mago de los siete papelones, en algunas ocasiones dulce como el terrón de azúcar, otras veces amargo como la pepa de Piñón. Su cortesía lo define como fiel defensor de una causa desconocida; su doble personalidad lo acredita como un consecuente defensor de un mundo donde los argonautas le rinde pleitesía. Las decisiones se toman rápidamente y hay una clara cadena de mando. Si algo falla, la culpa, un atajo de pendejos o un batallón de idiotas. Los sinvergüenzas bailan al son de la trompeta de la «estulticia». El jefe pierde el control y pega alaridos como un orate pidiendo a gritos una camisa de fuerza. Las tareas brillan en medio de una complejidad especial, las órdenes se cumplen como lo establece la brújula de lo desconocido…

POLITICA… en tiempos de campaña electoral, todo es válido. Al cojo le trasplanta una pierna de madera, al tuerto le colocan un ojo de cristal. En medio de esa parranda populista y barata, el populacho continúa sufriendo los problemas habidos y por haber. La escasez alimentaria juega garrote. Tumeremo no escapa de la inflación aunado al gran despelote que significa lograr una harina precocida, azúcar, café y otros tantos rubros de la cesta básica, todos desaparecidos como por arte de magia. La costumbre en tiempos de cazar votos, se aplican muchas estrategias electorales, comúnmente los llamados «Operativos». Vienen los altos jerarcas, aplican toda clase de malabarismos electoreros, una más que otra cirugía, a un ciego le regalan unos lentecitos y todo queda a las mil maravillas. Total del caso es que la bendita demagogia barata alcanza un despliegue descomunal, cuya finalidad es capturar los votos para continuar desangrando a ese país llamado Venezuela…

DERROCHE DE RECURSOS… lo doloroso de todos estos acontecimientos, es que no se atreven a dar una vueltecitas por las calles de Tumeremo… para que observen el estado de abandono en que se encuentra las principales arterias vial que conforman a la Parroquia Capital… ¡que se den una vueltecita por el Matadero para que palpen que sus estructuras ya no soportan las inclemencias del tiempo no perdona!…

SECTOR EL MORICHE… Ofidios de todos tamaños es lo que se cría en la Laguna El Moriche. La oscurana es de padre y señor mío; el monte cubrió el embaulamiento. Los vecinos suponen que allí existe una madriguera del Rey de la selva…

CAMPANAS… se recuerdan las sonoras campanas de la Iglesia Nuestra Señora de Belén. Nos preguntamos ¿dónde están las campanas de mi Iglesia? Una Campana aún perdura en la parroquia pero ¿y la otra donde estará? El buen creyente que se haga un examen de contrición, In extremis… La bondad es una concepción que nace de la espiritualidad del ser humano. Lo importante es aplicarla y obtener un resultado satisfactorio. Lo dice el viejo adagio: «el malamañoso se lleva hasta los platos de su casa».

SOS… a quien le pueda interesar: las calles de Tumeremo representan el reflejo de la desidia, abandono, ineficacia y flojera. A la Gobernación del estado Bolívar nada le cuesta asfaltar calles y avenidas de este pueblo, que por cierto lo han identificado como la «Entrada a la Grana Sabana», otros lo llaman «El polo del desarrollo del Sur». Ni uno ni otro. Su nombre permanece archivado en el «baúl del olvido… ¡Carajo no sean «mezquinos! métale la mano…el pueblo se cae a pedazos…

rafael.velazquez.a@gmail.com