“Arco Minero en Bolívar no representa progreso”

0
158

“Por ningún lado se ven los beneficios del Arco Minero para el estado Bolívar. Lo único que sabemos es que el Estado venezolano firmó cuatro contratos, sin enterar al país y por supuesto sin que la Asamblea Nacional tenga conocimiento de eso”, dice Jorge Carvajal Morales, dirigente político de la Unidad en Bolívar.

“Hasta donde yo sé, no ha habido modificaciones a que el parlamento como depositario de las decisiones de los ciudadanos, debería estar enterado y por ende nosotros los venezolanos y mucho más los guayaneses, que al fin y al cabo somos los custodios, beneficiarios o víctimas de esas decisiones”.

Rica en minerales

El ejecutivo nacional firmó un decreto que permite la cuantificación y certificación de las reservas mineras del país, en un área de casi 114 km2, ricas en coltán, oro, diamante, hierro y bauxita.

Carvajal señala que las zonas objeto del contrato son:

*Zona 1 24.717 km2 limitada por el río Cuchivero hacia el municipio Cedeño donde hay coltán y oro aluvional.

*Zona 2 17.246 km2 limitadas por los ríos, Cuchivero y Aro, también en Cedeño y Sucre, con minerales no metálicos y oro aluvional

*Zona 3 29.730 km2 limitada por el río Aro, con bauxita y hierro

*Zona 4 40.152 km2, oro. Adicional hay un bloque especial llamado Ikabarú, 1,754 km2, oro

También que se firmaron 4 concesiones con las empresas chinas Camc Engeenering CO. Ltd para el área 1 y Yacuan Group para el área 4; con la empresa minera de la república de El Congo área 1 y 4; y se restauraron las relaciones con Gold Reserve.

“Recordemos que Gold Reserve tenía la concesión de la mina Las Brisas, la cual fue expropiada por Hugo Chávez. Gold Reserve demandó ante el Centro internacional de Arreglo Diferencias relativas a inversiones, ganando en todas las instancias, por lo cual Venezuela adeudaba 750 millones de dólares”.

Quien fuera dos veces gobernador del estado Bolívar y por lo tanto conoce en profundidad la materia, advierte que el contrato con esta empresa minera resuelve la disputa, ya que Gold Reserve amenazaba con ir a la última instancia. Por supuesto, de ganar, la deuda ascendería a 2.000 millones de dólares.

“El contrato con Gold Reserve implica una inversión de 5.000 millones de dólares, de los cuales, 2.200 son para la explotación de oro y para poner en marcha la empresa mixta creada por la asociación; otros 2.000 por el préstamo al país y 750 serían utilizados para pagarse la demanda ganada. Es decir, el préstamo que la república le pide a Gold Reserve es para pagar la deuda con Gold Reserve”, agrega.

Venezolanos por fuera

Por ningún lado se ven los beneficios de la descentralización para el estado Bolívar y menos para el país, cuando firmamos contratos con una empresa minera de ingeniería china, dejando de lado la experiencia de los técnicos venezolanos, dice Carvajal. “El estado Bolívar quedó como la guayabera, ¡por fuera!”

Se pregunta cómo es posible que un gobierno que se llama humanista golpee así a su recurso humano.

“Los venezolanos asumimos las riendas de la minería desde la nacionalización de la Orinoco Mining Company y de la Iron Mining. Las escuelas de geología y minas e ingeniería geológica en la UDO y la UCV son de las más sólidas de América Latina y fueron dejadas de lado”, añade.

Rangel ni pió

El exgobernador señala que Rangel Gómez estuvo presente en la firma de esos acuerdos, y aun cuando se firmó un contrato para la explotación de minerales no metálicos, no reclamó lo que le corresponde por ley a nuestro estado.

“Un contrato que no fue revisado por la Asamblea Nacional y en el caso de los minerales no metálicos, debió al menos pasar por el Consejo Legislativo del estado Bolívar, pero no fue así”.

Más allá de esos reclamos, a juicio de Carvajal, el estado Bolívar luce abandonado; el estado Bolívar no recibe un dólar para la recuperación de al menos la vialidad, salud y agua, servicios que demandarán las empresas seleccionadas y que no tienen previsto invertir en nuestra infraestructura.

Caso de El Congo

Jorge Carvajal refiere más específicamente al caso de la firma con la república de El Congo.

“Este contrato de minería con un país con el que ni siquiera tenemos relaciones comerciales, llama más la atención, a menos que se trate de una triangulación para beneficiar a los cubanos. Recuerden la guerra de Angola, ¡Dios quiera no sea así!”, advierte.