¡Arrancaron las clases!

0
141

«Un hombre sin estudios es un ser incompleto», es una de las frases que inmortalizó el Libertador Simón Bolívar, y ha sido una de las banderas del Gobierno venezolano en su postura educativa.

De ahí que durante el desarrollo de los mandatos del ex presidente Hugo Chávez, y el actual mandatario Nicolás Maduro, se hayan implementado medidas en pro del bienestar educativo, según la Autoridad Única Educativa del estado Bolívar, Brizeida Quiñones.

El inicio de clases se retrasó dos días, dada la limpieza y el desmalezamiento de los planteles, pese a que «durante las vacaciones se activaron cuadrillas que realizarían las reparaciones necesarias de las escuelas y los liceos», según Quiñones. Pero esto no tendrá ninguna influencia en la planificación de las instituciones, ya que se tomaron las previsiones pertinentes.

Para el año escolar 2015 – 2016 se espera que asistan más de 20 mil estudiantes a las mil 625 instituciones públicas de la zona. Todos los flancos están cubiertos, puesto que se cuenta con el recurso humano preparado para llevar a cabo la labor de enseñanza. «Incluso, también el inicio de clases tardó porque nuestros maestros estaban culminando su fase de adiestramiento». Este curso de formación lo recibieron los docentes de las escuelas públicas y privadas, agregó la autoridad regional.

El gobierno creó el Sistema Nacional de Investigación y Formación Permanente del Magisterio, Araguaney, dirigido a la formación docente, incluido como uno de los ejes fundamentales para lograr dar mayor calidad a la enseñanza venezolana. Este programa incorporará, en una primera etapa, a 85 mil maestros, y hasta la fecha, ha registrado la inscripción de 77 mil en el Centro de Investigación y Formación Permanente, que tiene su sede principal en Caracas, y alrededor de 400 módulos distribuidos en toda Venezuela.

¡HAY QUE COMER!
El Programa de Alimentación Escolar (PAE) se activará con normalidad en este inicio escolar, ya que la empresa socialista Mercados de Alimentos (Mercal) y la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL), empresas productoras de alimentos del Estado venezolano, financiarán la comida diaria para las instituciones.

De igual forma, se seguirá contando con el apoyo de las madres procesadoras del PAE, quienes se prepararon durante todo agosto a través de los talleres que se realizan en las comunidades como parte de la sección del programa bandera del Instituto Nacional de Nutrición (INN), Nutrición para la Vida.

En cuanto al control y manejo de la comida, se especificó que llevarán la contabilidad de lo recibido y preparado para evitar sucesos como el de la Unidad Educativa Nacional Simón Rodríguez, en San Félix, cuando la jefa del PAE, Hilda Albornoz; y el director de la institución, Marcel Rivero; fueron acusados por presunta vinculación con el desvío de productos de la canasta básica alimentaria.

¡LOS ÚTILES!
Dada la crisis inflacionaria que enfrenta el país, los padres venezolanos tuvieron que hacer maniobras para cumplir con las listas de útiles escolares que se requieren para el inicio de clases. Desde primer nivel hasta quinto año del ciclo diversificado solicitan implementos para desarrollar sus capacidades en la etapa escolar.

«Mi hija apenas va a maternal y la lista son dos hojas tipo carta de lado y lado. Salió carísima y eso que no la compré completa, sino apenas la mitad de todo lo que me pidieron porque si no dejaba de comer como por dos meses», expresó Mirtha Marcano, quien además tuvo que comprar la lista escolar de su hijo de 8 años, que fue promovido a segundo grado.

Asimismo, fueron varios los padres que expresaron su descontento con los precios «exorbitantes» de las listas. «Esto es increíble. ¿Quién se iba a imaginar que un cuaderno doble línea te costaría 370 bolívares, en agosto. Imagino que ahorita deben alcanzar los 500 bolos (…) en las listas esas se fueron todas mis vacaciones y más», afirmó Rubén Delgado, padre de dos niños cursantes de tercer y quinto grado.

«1600 bolívares me costó una caja de doce colores triangulares, que según, son para que los niños aprendan a agarrar los lápices. Yo casi ni los pago, pero lo más cumbre fue cuando me dijeron que estaban baratos», comentó Marian Ramírez, madre de una niña de tres años que comenzará su tercer maternal.

Por otro lado, padres de alumnos de instituciones públicas aseguraron que no han recibido material escolar del gobierno, y que tampoco se realizaron las «ferias escolares», típicas de la fecha, en la que se conseguían los productos más económicos que en el mercado privado.
Aún no se sabe la razón por la que no se realizaron las acostumbradas ferias, ni públicas ni privadas, las autoridades no informan los motivos. Sin embargo, hay quienes atestiguan que sí se hicieron.

A pesar de las contrariedades de los costos, tanto de los útiles como de los uniformes, y el «tardío inicio de clases», hoy los niños y jóvenes de la ciudad ingresaron a las aulas de clases para continuar su proceso de formación educativo. Más allá de los detalles, la comunidad estudiantil se abocó a las instituciones con alegría, entusiasmo y ganas de aprender.

Más de 10 millones de estudiantes de todos los niveles educativos están convocados al inicio de clases. De esta cifra, seis millones 156 mil 076 son escolares registrados en escuelas y liceos públicos, mientras que un millón 722 mil 462 están inscritos en colegios privados; lo que sumado a los dos millones 630 mil universitarios alcanza una matrícula de 10 millones 508 mil 538 venezolanos formándose en aulas de clase.

Esto significa que un tercio de la población del país está inscrita en escuelas, liceos y universidades en todos los niveles, lo cual representa «a matrícula más grande registrada en la historia de la nación».
La matrícula en educación inicial, que incluye niños de entre cero y seis años de edad, pasó de 45 a 77%; la primaria, que incluye niños de seis a 12 años, se incrementó de 86 a 96%; la secundaria, que abarca a jóvenes de entre 12 y 18 años, subió de 48 a 76%, según datos ofrecidos por el Gobierno nacional el año escolar pasado. AVN

«ERAN OTROS TIEMPOS»
Para la profesora Josefina Hernández, jubilada del Ministerio de Educación, los tiempos han cambiado. Cuando ella ejerció su labor docente «estas cosas no se veían», ya que se contaba con una planificación que se dejaba lista al culminar el año y así evitar contratiempos al iniciar el siguiente.

«Esto de cursos de formación es nuevo. Sí, es verdad que a uno le dictaban talleres y todo eso pero de ahí a retrasar el inicio de clases, nunca. Antes de irse de vacaciones se organizaban los consejos de docentes y ahí se dejaba claro todo, qué día entraba cada año, etcétera», explicó.

«Eran otros tiempos. Muchas cosas han cambiado. Si yo fuera hoy a la escuela donde trabajé por más de 20 años, te diría que no es la misma, es que cuando me fui ya no era la misma. Te debería decir que ha progresado pero es mentira, todo ha cambiado, pero para mal. La educación también está en crisis», lamentó Hernández.