Asaltantes sometieron al Padre Camuñas en la Iglesia Sanbuenaventura

0
105

No es la primera vez que antisociales irrumpen en una iglesia para hacer de las suyas. Pasadas las 8:00 de la noche del domingo, tres sujetos armados, ingresaron a la Iglesia Sanbuenaventura en El Roble. Creando pánico y apuntando a las pocas personas que quedaban en el lugar, los despojaron de sus pertenencias.


Eran cinco personas, entre ellas el Padre Mathías Camuña, quienes fueron víctimas de los ladrones. Le quitaron celulares, carteras y dinero; y luego del despojo de los objetos, los sujetos se pusieron agresivos y agredieron físicamente a las personas con «cachazos».

El Padre Camuñas y un joven feligrés fueron heridos con más gravedad por los sujetos armados; de hecho, fueron llevados a la emergencia del hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, donde fueron atendidos de inmediato por los galenos de turno. Al joven le tomaron tres puntos de sutura en la cabeza, y al cabo de un rato fueron dados de alta, ayer mismo.

Según declaraciones del Padre, Luis Hernández, los asaltantes entraron a la iglesia saltando la cerca de seguridad que resguarda el recinto, y luego de perpetrar su fechoría, se dieron a la fuga por allí mismo. Se presume la posibilidad de un cuarto implicado en el robo, ya que los estaba esperando un vehículo a las afueras de la iglesia.

No es la primera vez que la parroquia se ve envuelta en un hecho como este. El 29 de marzo del año en curso, la iglesia del Padre Camuñas, fue escenario de un homicidio en el que dos personas fueron asesinadas violentamente, entre ellas una menor de 15 años de edad.

El Padre Camuñas en declaraciones anteriores a la prensa, ha manifestado, su preocupación por la juventud, ya que según su apreciación son los muchachos los que hoy en día se están perdiendo. Aunque el equipo de redacción intentó obtener declaraciones de Camuña, esta vez fueron negadas, ya que el Padre se encuentra delicado de salud y en recuperación por el lamentable hecho.

No hay temor a Dios
Ni las iglesias se salvan de los ataques delictivos. En enero del 2105, estaba Monseñor Mario Parra Sandoval reunido con más de cincuenta feligreses en la Iglesia Virgen del Valle, en Puerto Ordaz, cuando fueron sometidos por 5 sujetos encapuchados y armados. Todos fueron víctimas del robo y hurto de sus pertenencias.