Asesinan a barbero frente a su residencia en San Félix

0
160

La noche del pasado domingo fue inevitable que el tema político no invadiera las conversaciones de los guayaneses. Familiares, amigos y vecinos unidos, a esperas de los resultados luego de una jornada histórica de comicios electorales.


La realidad de la víctima no escapaba de lo descrito. Eran aproximadamente las 9:00 de la noche cuando un hecho sangriento ocurrido en la calle Manzanal del sector Cristóbal Colón, en San Félix, cambió el destino de una familia.

Johnny Hernán Barceló, de 27 años, estaba en compañía de su esposa, su hermano y tres vecinos en el porche de su vivienda, compartiendo y esperando el desenlace de las parlamentarias, cuando fueron sorprendidos por un vehículo «fantasma» desde el que les efectuaron múltiples disparos.

«Fueron más de diez tiros», afirmó el hermano de Barceló, quien contó que él estaba de espalda a la calle cuando fueron víctimas de la emboscada, al voltearse, observó a su hermano y cuñada tirados en el suelo pidiendo ayuda; los proyectiles los alcanzaron.

Johnny recibió tres tiros, dos en la mano derecha y uno en el pecho, este último fue fatal. Su esposa fue víctima de un tiro en una de sus rodillas, ambos fueron auxiliados de inmediato y trasladados por los vecinos hasta los recintos médicos más cercanos.

Barceló fue llevado hasta la emergencia del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) La Victoria, pero en el caminó expiró, aunque los galenos de turno intentaron reanimarlo la víctima llegó sin signos vitales.

La esposa del ahora occiso, fue trasladada hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, en San Félix; hasta el cierre de esta edición su estado era delicado y esperaba una intervención quirúrgica.

Testigos del hecho relataron que los antisociales iban a bordo de una camioneta marca Toyota, modelo Fortuner, color azul oscuro; se pararon en frente de la casa de Johnny y bajaron una ventanilla de atrás del vehículo, desde adentro, el pistolero accionó un arma de fuego y los tiroteó a mansalva.

Luego de perpetrar el homicidio, la camioneta se fugó a toda velocidad como en dirección hacia el sector de Trapichito.

RESGUARDO
Efectivos de la Policía del Estado Bolívar (PEB) resguardaron la calle donde ocurrió el crimen durante varios minutos posteriores a los hechos, los vecinos quedaron alarmados con lo ocurrido y temían por otro posible ataque.

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) se acercó hasta la calle donde mataron a Barceló para recoger evidencias y declaraciones de posibles testigos, sin embargo, el proceso careció de elementos probatorios, a pesar del supuesto «tiroteo» que se oyó, en el lugar del crimen no habían casquillos.

Los sabuesos de la policía científica abrieron la investigación para dar con los responsables del hecho. Funcionarios ligados al caso descartaron que se deba a un ataque por robo, presumen que el móvil del crimen responda a una venganza.

SIN PISTAS
Familiares y allegados a Barceló aseguraron que él era un hombre sano y trabajador, que no tenía problemas con nadie, no se explican la razón por la que lo asesinaron. Aunque la descripción de los hechos pareciera una muerte por encargo, ellos descartan esa posibilidad, por él «no tenía enemigos», afirmaron.

Johnny tenía tres años trabajando como barbero en un local que acondicionó en su propia casa. Dejó tres menores en estado de orfandad: un bebé de siete meses y dos niños de 3 y 4 años.