Asesinan a dos jóvenes tras salir de una fiesta

0
64

El crimen se reportó a escasos metros del centro musulmán, ubicado en el sector San José de Cacahual, en San Félix

Jmoya@eldiariodeguayana.com.ve

Fotos: Carlos Peña

 

Como Yoelvis José James, de 23 y Jeans Carlos Madrid, de 18 años de edad respectivamente, quedaron identificados los cadáveres de dos hombres que perecieron durante la madrugada de este sábado en el callejón Canaima del sector San José de Cacahual, en San Félix, tras ser sorprendidos por un grupo comando.

De acuerdo con la información recolectada, ambos occisos eran amigos desde hace aproximadamente dos años, cuando James contrajo una relación sentimental con la hermana de Madrid. El crimen fue reportado pasadas las 1:30 a.m. detrás de de la Iglesia Musulmán.

Familiares de Yoelvis indicaron que el infortunado había salido de su residencia ubicada a escasos metros de donde fue asesinado,- aproximadamente a las 6:00 p.m. del viernes- para asistir a la celebración del cumpleaños de la mamá de Jeans Carlos, sin imaginarse que encontraría la muerte.

EMBOSCADOS

La noche que transcurría entre rumba y alcohol, minutos más tarde se tiñó de tristeza y desesperación. Cuentan los testigos que los jóvenes estaban compartiendo como siempre lo hacían, cuando en cuestión de segundos, se marcharon sin avisar para donde se dirigían.

Aunque conocían la inseguridad existente en la comunidad, los infortunados “se confiaron”.

Solo bastó con que caminaran unas cuadras para que los residentes escucharan una ráfaga de detonaciones, y más atrás, el llanto de quienes en vida los apreciaban.

Una prima de Yoelvis, que por temor a posibles represalias prefirió mantener su identidad bajo el anonimato, informó que presuntamente fueron víctimas de un robo puesto que ninguno de los dos cargaba sus pertenencias personales tales como los zapatos y cadenas.

Sin embargo, fuentes policiales indicaron que se trató de una venganza, puesto que Madrid había sostenido hace unos días atrás una discusión con un líder de una banda, quién le juró que cobraría el altercado con lo más preciado que tenía: “la vida”.

TIRO CERTERO

Yoelvis recibió un tiro a la altura de la sien mientras que Jeans Carlos recibió dos distribuidos entre espalda y cuello.

Supuestamente, luego de discutir con sus verdugos los infortunados emprendieron veloz huida para evitar ser víctimas del ataque, pero no corrieron con suerte.

El primero en caer fue James y 15 metros más adelante su acompañante en medio de un callejón oscuro.

Una vez que los observaron agonizando, los homicidas que estaban “armados hasta los dientes” corrieron con el objetivo de no ser capturados por las autoridades policiales.

INICIAN LAS INVESTIGACIONES

Aproximadamente, a las 8:00 a.m. funcionarios pertenecientes al Eje de Investigaciones Contra Homicidios del Cicpc subdelegación Ciudad Guayana, realizaron el levantamiento de los cuerpos y recolectaron las evidencias necesarias para dar inicio a las averiguaciones.

Se pudo conocer de forma extraoficial, que Yoelvis en vida “mataba tigritos” en los oficios de albañilería y carpintería.

Por su parte, Jeans Carlos “se dedicaba a echar varilla” porque no estudiaba ni trabajaba.

En vida, el mayor de los involucrados en este doble homicidio dejó huérfanos a dos niños de tres años y viuda a dos mujeres, quienes de ahora en adelante tendrán que batallar para asegurarles un futuro profesional a sus hijos y tratar de explicarle “el porqué de la muerte repentina de su padre”.

“EL MALANDRO ISMAEL SE LOS LLEVÓ”

Este viernes, se celebraba en todo el país el cumpleaños de Ismael Alonso Rivas. Un delincuente de alta peligrosidad residente de la Cota 905 de Caracas, que supuestamente tenía pacto con el demonio. Desde que fue asesinado, las personas que ingresan al oscuro mundo de la delincuencia, drogas, alcohol y prostitución lo veneran para que los proteja del mal.

Dice la leyenda que cada vez que arriba a un año más de vida, arrastra consigo a más de cinco jóvenes. Por esta razón, las personas que pertenecen al mundo de la santería, no descartan que “el malandro Ismael se los haya llevado”.