Asesinan a niña por pedir comida

0
173

Pedernales.- En la comunidad Simowina del municipio Pedernales, en el pasado mes de marzo una niña lloraba ante la mirada de sus padres, informaron fuentes cercanas al hecho.

Hace tres meses ocurrió el lamentable deceso de una niña de apenas tres años, pero no fue hasta el pasado fin de semana, cuando a través de una denuncia realizada por la progenitora, se pudo tener conocimiento de lo sucedido.

Según versiones recabadas en la comunidad, la pequeña, colmada de lágrimas por un prolongado tiempo, les pedía comida a sus padres. Las mismas condiciones socioeconómicas de la familia habrían impedido que la niña de tres años de edad pudiese satisfacer tal necesidad.

El llanto de la pequeña habría provocado el descontrol emocional del padrastro, que apoderado por el desespero decidió golpearla, a tal punto que la habría arrojado hasta el fango desde una vivienda tipo palafito, en la mencionada comunidad.

Luego de 24 horas, y tras haber perdido el conocimiento producto de la golpiza, la pequeña warao aún pudo sobrevivir a la creciente del río, al frío y al hambre.
Sus gemidos todavía podían ser oídos, relataron testigos a la versión ofrecida.

Los padres de la niña, al verla todavía con vida, procedieron a sacarla del barro para posteriormente acabar con su vida de la forma más vil. La trasladaron a un lugar distante de la comunidad, donde con objetos contundentes acabaron con la vida de su hija. Por si fuera poco, se pudo conocer que el cuerpo de la pequeña fue quemado y finalmente enterrado.

LA DENUNCIA

El pasado fin de semana, la madre de la difunta niña, luego de tres meses, decidió interponer una denuncia en la policía del estado Delta Amacuro, en Pedernales, por lo ocurrido, donde en principio culpó a su esposo, padrastro de la víctima, de haber sido el autor del atroz hecho.

Ya advertidos, efectivos policiales procedieron a detener preventivamente al ciudadano indígena warao, de 20 años, quien no conforme con tal decisión, denunció a su esposa bajo el delito de complicidad.

Una comisión del Cicpc Delta Amacuro se trasladó hasta el lugar donde habían sepultado clandestinamente a la niña y lograron avistar los restos de la pequeña, que actualmente reposan en la morgue del hospital Luis Razetti de Tucupita.

De esta manera la pareja quedó bajo arresto, hasta tanto los organismos encargados, tal es el caso del Cicpc, no esclarezcan lo que pudo haber ocurrido en la comunidad Simowina.

CASO EN FISCALÍA

El hecho fue remitido a la Fiscalía quinta del Ministerio Público para las investigaciones correspondientes, esto con la finalidad de establecer un escenario oficial de lo acontecido y finalmente dictar sentencia.