Asesinaron a futbolista en Riberas del Caroní

0
371

José Enrique Gil fue asesinado en presencia de su mujer y su única hija de apenas dos años.

Este fatal hecho se registró pasada las 11:00 de la mañana de este viernes, en la avenida principal del sector Riberas de Caroní, en Puerto Ordaz.

Familiares del «Che», como cariñosamente le decían, señalaron que aparentemente tres sujetos descendieron de una camioneta hasta la agencia de loterías donde trabajaba el infortunado, lugar en el que uno de ellos desenfundó su arma y disparó en aproximadamente cinco oportunidades contra la víctima.

Al parecer, el ataque iba dirigido hacia Gil, debido a que fue el único afectado en este crimen. Posteriormente, los antisociales se dieron a la fuga sin dejar rastro alguno.

Su compañera sentimental, luego de la terrible escena que presenció, se comunicó con el padre del fallecido para explicarle lo que había sucedido. El hombre en pocos minutos ya estaba en el lugar, ya que su residencia está a unos 100 metros de la escena del crimen.

INTENTO FALLIDO

Con la esperanza de salvarle a vida, lo trasladó hasta la Clínica San Andrés del centro comercial 321, en Villa Ikabarú. Sin embargo, el intento no tuvo resultados positivos, los galenos indicaron que al ingresar el infortunado no presentaba signos vitales.

Su padre, consternado por lo sucedido, manifestó que el «Che», aparte de trabajar en «ese kiosko de lotería», era jugador de fútbol en el equipo Riberas del Caroní FC; además de ello, jugó un tiempo con la selección de Venalum y en una categoría menor de Mineros De Guayana. Era el segundo de cuatro hermanos.

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), arribó hasta el centro asistencial para llevarse el cadáver y de esta manera dar inicio a las averiguaciones. De acuerdo a cómo se llevó a cabo el homicidio, los sabuesos no descartan que nuevamente este caso responda a un ajuste de cuentas.

Extraoficialmente se supo que el occiso habría tenido un inconveniente con unos delincuentes hace meses; tal rencilla pudo haber sido la causa de su muerte.

VIEJA RENCILLA

Presuntamente el infortunado habría tenido un problema con unos delincuentes en el sector de Unare hace varios meses, situación que se presume sea la causa de este homicidio.