Asesinaron a “Picho” para robarle su moto

0
107

«Esto es el pan de cada día», decía desconsolada la madre mientras observaba el cuerpo del infortunado. En la escena se dejaba escuchar unos cuantos murmullos de los curiosos diciendo que se trataba de «Picho», el cauchero. Ahí, en un terreno baldío usado por los vecinos para el desecho de la basura, yacía Mauro Antonio Beraza López, presuntamente con un disparo en la cabeza.

Lo arrastraron
Habitantes de la calle 7 y 8 del sector Brisas del Río, en Core 8, Puerto Ordaz, expresaron que a las 4:00 de la mañana de este domingo, escucharon varias detonaciones. A pesar de saber que eran disparos, hicieron caso omiso pues- aseguraron- que ese tipo de ruido es común en la localidad.

Aunque no especificaron cómo se produjo el hallazgo, cuatro horas después localizaron al hombre de 32 años y dieron aviso a las autoridades.

A unos 100 metros aproximadamente estaba un charco de sangre. De ese cúmulo rojo se pudo apreciar los rastros de un camino que finalizaba a donde estaba el cadáver. Bajo este indicio, las autoridades presumen que después de haber sido ultimado fue arrastrado y lanzado.

Beraza, de tez morena y contextura delgada, vestía un suéter negro y un pantalón azul el cual lo tenía bajado.
Presunción de madre. La progenitora explicó que «Picho», como era conocido, estaba bebiendo desde la noche del sábado junto a unos amigos en la manzana 94 de ese mismo sector. «Esa fue la última vez que supe de él», comentó la mujer mientras suplicaba a Dios clemencia.

Ella, dijo que trabajaba en una cauchera de Los Olivos y cada viernes «se echaba sus palitos» tranquilamente.
Es por ello, que la fémina sospecha que el crimen del segundo de sus siete hijos se perpetró para robarle su moto, pues –al parecer- la cargaba y no apareció.

«Picho» no dejó hijos ni estaba casado. Durante tres años aproximadamente se dedicó a su labor como cauchero. Sus seres queridos solo esperan que la ley cumpla con su trabajo y capturen a los responsables de matar a un «muchacho tranquilo y trabajador».

Intento de robo
De acuerdo al relato de la madre, hace tres meses, «Picho», en dos oportunidades, fue interceptado por desconocidos que querían despojarle el vehículo de dos ruedas en ese mismo sector.