Aumenta cifra de fallecidos tras sismo y tsumani en Indonesia

0
847
Palu, Indonesia.- El balance de fallecidos en el sismo y el tsunami que golpearon el viernes la isla indonesia de Célebes ascendió a al menos 832 personas este domingo, después de que los servicios de rescate encontraran a nuevas víctimas entre los escombros de la ciudad devastada de Palu.

«A mediodía (local) de este domingo hay 832 muertos», anunció el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho, la mañana de este domingo. El nuevo balance duplica casi el anterior, de 420 muertos, indicó AFP.

«El número de fallecidos seguirá aumentando», señaló el responsable. «Hoy comenzarán los entierros masivos de las víctimas, para evitar que se propaguen enfermedades», añadió.

«Es muy duro», contó Risa Kusuma, una madre de 35 años que mecía a su niño febril en un centro para refugiados de Palu. «La ambulancia trae nuevos cadáveres cada minuto», «no hay mucha agua y se saquean las tiendas en todas partes».

La mayoría de las víctimas se registraron en Palu, una ciudad de 350.000 habitantes en la costa occidental de la isla de Célebes, según la agencia de gestión de desastres. Pero pero las autoridades y las ONG se preocupan también por la situación en la región de Donggala, más al norte.

El director del programa de Save The Children, Tom Howells, señaló que la cuestión del acceso a las zonas afectadas es un «gran problema» que dificulta los rescates.

«Las organizaciones de ayuda y las autoridades locales se esfuerzan por alcanzar varias comunidades alrededor de Donggala, donde se prevé que habrá grandes daños materiales y posibles pérdidas de vidas humanas a gran escala», explicó Howells.

Los hospitales no daban abasto con la llegada de víctimas y muchos heridos tenían que ser atendidos al aire libre. Algunos establecimientos quedaron además deteriorados a raíz del sismo.

Aviones cargados de material y de comida aterrizaron en el aeropuerto de la ciudad.

«Solo tengo un hijo y está desaparecido», dijo Baharuddin, un residente de Palu de 52 años, parado sobre un piso cubierto de sangre. «Hablé con él por última vez antes de que se fuera a la escuela por la mañana».

La agencia de gestión de desastres estimó que había 71 extranjeros en Palu cuando se produjo en terremoto, y la mayoría están a salvo.

Superviviente entre los escombros
Los socorristas buscaban supervivientes entre los escombros de un hotel, que podía albergar a un máximo de 150 personas, y un centro comercial que se derrumbó con el sismo.
«Hemos logrado sacar a una mujer viva del hotel Roa-Roa la noche pasada», indicó Muhamad Syaugi, el jefe de los servicios de emergencia. «Y hemos oído a gente que pedía ayuda».
El presidente indonesio, Joko Widodo, llegó el domingo por la mañana a Palu. «Les pido (…) que se preparen para trabajar día y noche y proceder a la evacuación», dijo ante las tropas desplegadas en la zona para ayudar en la búsqueda de supervivientes.
El sismo de magnitud 7.5 que sacudió la isla de Célebes, justo antes de las 06:02 pm del viernes, y la posterior ola de 1.5 metros que rompió contra la costa dejaron en Palu coches destrozados, edificios en ruinas, árboles arrancados y postes eléctricos caídos.
Saqueo de comercios tras el sismo
Galletas, pañales, botellas de gas… En un supermercado con los vidrios rotos, hombres y mujeres llenan sus bolsas con todo lo que encuentran, asegurando que saquear es la única opción, ya que la ayuda no llega a la ciudad indonesia de Palu, devastada por un sismo.
«No nos ayudan, necesitamos comer. No tenemos otra opción para comer», se justificaba este domingo uno de los habitantes que saqueaban.
«Las tiendas están cerradas y los mercados, vacíos», explica Eddy, de 33 años. «Así que tenemos que saquear una tienda tras otra».
Las autoridades indonesias anunciaron que no sancionarán a los saqueadores y compensarán a los propietarios de los comercios.
«Solicitamos [a los distribuidores] Alfamart e Indomaret que dejen que la gente tome los productos. Tienen que registrar todo y nosotros pagaremos, no será un saqueo», anunció el ministro del Interior, Tjahjo Kumolo, según un comunicado.
En la zona hay carestía de todo: comida, agua y carburante. Y cientos de personas asaltan supermercados y estaciones de servicio.
«Es una crisis. ¡No hay alimentos, no hay nada!», se indigna otro de ellos. «Lo que necesitamos desesperadamente es algo que comer y agua».
De repente, en el edificio se sienten dos pequeñas réplicas del temblor. La gente grita: «¡Sismo! ¡Sismo!». Muchos habitantes durmieron en la calle ante el temor de nuevas sacudidas.
Pero una vez que pasa el momento de angustia, ante la tienda se acumulan más saqueadores.
Más de la mitad de los 560 prisioneros de una cárcel en Palu escaparon después de que se derrumbaran los muros del centro penitenciario, informó el jefe de los carceleros, Adhi Yan Ricoh, a la agencia estatal de noticias Antara.
Hasta el momento, las fuerzas de seguridad no han intentado volver a capturar a los presos porque se están ocupando de ayudar a las víctimas de los sismos y el tsunami, explicó Adhi.
Ayuda económica tras el terremoto
La Unión Europea (UE) concedió hoy 1.5 millones de euros en ayuda humanitaria de emergencia para las víctimas de los seísmos y el tsunami que sacudieron el viernes la isla indonesia de Célebes, informó la Comisión Europea.
La ayuda comunitaria servirá para «proporcionar suministros esenciales como comida, techo, agua, y productos médicos y sanitarios», dijo en un comunicado el comisario europeo de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides.
Además, la Comisión Europea ha enviado a un experto para coordinar a los equipos de rescate de la UE y se ha activado el servicio de emergencia del satélite comunitario Copérnico para crear mapas de la situación.
El centro de coordinación de la respuesta ante emergencias de la Comisión Europea «está vigilando de cerca los avances y está listo para canalizar mas apoyo cuando se requiera», indicó el Ejecutivo comunitario.
«Nuestros pensamientos están con todas las víctimas y los equipos de socorro que trabajan contrarreloj para salvar vidas», añadió el comisario.
Según el último informe oficial, la cifra de muertos asciende a 832, a lo que hay que sumar 540 personas hospitalizadas y 16.732 desplazados.
Con 260 millones de habitantes, Indonesia es uno de los países más poblados del mundo y se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se producen con frecuencia terremotos y erupciones volcánicas. En agosto, varios sismos dejaron más de 500 muertos en la isla de Lombok, elegida por los turistas. Las erupciones de volcanes también son comunes en Indonesia.  AFP