Aumenta la preocupación por disparidad mundial en acceso a vacuna coronavirus

0
181

BEIJING.- En un momento en que más y más países comienzan la vacunación masiva contra la COVID-19, las brechas en el acceso a las vacunas, con enormes disparidades, sobre todo, entre el mundo desarrollado y el mundo en desarrollo, se han evidenciado con total claridad.


Mientras Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, tres economías ricas, «han administrado a los ciudadanos unos 24 millones de dosis hasta la fecha (más de la mitad de las administradas en todo el mundo), un gran número de países tienen aún que dar inicio a sus campañas», relató el lunes Bloomberg News.
Las disparidades en la inmunidad «suponen una amenaza para los Estados que tienen como para los que no», advirtió la información.
«Dar al coronavirus la oportunidad de avanzar y generar nuevos mutantes entrañaría consecuencias económicas y de salud pública importantes, que añadirían sufrimiento en un momento en que los decesos mundiales han sobrepasado los dos millones», subrayó.
En la inauguración de la 148ª sesión del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió el lunes de las consecuencias morales de que las vacunas no lleguen a los países más pobres y aseguró, al respecto, que los países con ingresos más altos son privilegiados en comparación con los países en desarrollo.
«Se han administrado ya más de 39 millones de dosis de vacunas en al menos 49 países de ingresos altos. Solo 25 dosis se han administrado en un país de ingresos bajos. Ni 25 millones, ni 25.000, tan solo 25», alertó.
En el mismo tono, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió también el lunes solidaridad con los países en desarrollo en el contexto de la COVID-19 y las desigualdades e injusticias preexistentes.
Las vacunas, dijo, deben ser un bien público mundial que esté disponible para todos, en todas partes.
La buena noticia es que China, en varias ocasiones, ha prometido esfuerzos incesantes en la respuesta global a la pandemia.
«Fuimos los primeros en comprometernos a hacer de las vacunas contra la COVID-19 un bien público mundial, teniendo presente el bien mayor de la humanidad», dijo recientemente el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi. Xinhua