En Bauxilum apuesta a un 2017 de productividad

Continuar fortaleciendo el programa de sustitución selectiva de importaciones y avanzar hacia la estabilización de la producción de la estatal de la alúmina son las metas que la clase trabajadora se ha trazado en este nuevo año

0
952

De cara a estabilizar las operaciones, que en 2016 demostraron picos de producción en transporte de mineral de bauxita desde Los Pijiguaos donde se encuentran los yacimientos hasta la planta en Matanzas y de calcinación de alúmina, Bauxilum apuesta al compromiso y capacidad técnica de su clase trabajadora para continuar garantizando la materia prima del aluminio a las reductoras Venalum y Alcasa.

La titular de la empresa que es el primer eslabón de la cadena del aluminio venezolano, Leslie Turmero, señaló que desde Bauxilum “estamos llamados a ser parte de la dinamización del aparato productivo nacional. Somos uno de los motores fundamentales en la consolidación del nuevo modelo de desarrollo que privilegia las capacidades productivas que tiene la tierra de Bolívar y Chávez y que deben estar al servicio del beneficio colectivo”.

Profesionalismo

Gracias a la dedicación y profesionalismo de las mujeres y hombres, quienes laboran en las distantes áreas productivas y administrativas de la estatal de la alúmina, que fue posible en 2016, realizar 2.800 adaptaciones dentro del programa de sustitución selectiva de importaciones, lo que reportó la optimización de 2.000.000 de dólares y 500.000.000 de bolívares, recursos que fueron redirigidos a procesos medulares de la producción.

Con estos datos, el año 2017 luce alentador para la única empresa productora de alúmina del país.

Según informó la presidenta Turmero, este año se proyecta la extracción de 1.350.000 toneladas métricas (TM) de bauxita y el transporte de 1.300.000 TM de dicho mineral, lo que permitirá producir entre 450.000 a 500.000 TM de alúmina calcinada grado metalúrgico.
Bauxilum cuenta con una clase trabajadora comprometida y conocedora del proceso productivo, lo que garantizará el suministro oportuno y con la calidad apropiada de la alúmina requerida por las empresas hermanas del sector Venalum y Alcasa, que a su vez producirán el aluminio primario que demanda el país para el desarrollo de una economía al servicio del pueblo venezolano.

Apalancamiento del tejido industrial

En este sentido, Renny García, trabajador de Bauxilum, señaló que la clase obrera está segura “de que juntos podemos alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos”. Y al iniciar el año 2017 agregó que el momento es propicio para “recargar energía y ser consecuentes con la tarea que a cada uno nos corresponde, para que todos los que integramos Bauxilum avancemos hacia un escenario de bienestar colectivo. Presidente (Nicolás) Maduro, cuente con la clase trabajadora para impulsar el aparato productivo de la patria”, subrayó García.

Producir con sentido de pertenencia y con la seguridad que desde Bauxilum también se contribuye al fortalecimiento del aparato industrial nacional es la premisa fundamental de la clase trabajadora de la empresa, que en 2017 continuará con el reimpulso productivo, superando las metas hasta alcanzar la producción de alúmina en grado metalúrgico que requiere Venezuela en su nuevo modelo económico que tiene el acento puesto en las necesidades del Pueblo y en las potencialidades de la Gran Patria de Bolívar y Chávez.