Bolsonaro critica el cierre de los centros educativos en Brasil debido al Covid-19

0
222

RÍO DE JANEIRO.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este miércoles que los centros de educación del país no deberían haber cerrado debido a la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19), que ya dejó más de 134.000 muertos en el país.


“No teníamos motivo para cerrar las escuelas, pero las medidas restrictivas no estaban en las manos de la Presidencia de la República. Por decisión judicial, eran competencia exclusivamente de los gobernadores y alcaldes. Lo lamento. Somos el país con el mayor número de días en lockdown en las escuelas. Esto es absurdo”, dijo Bolsonaro durante la toma de posesión del ministro de Salud, Eduardo Pazuello.
La mayoría de centros de educación brasileños llevan más de seis meses sin clases presenciales, que apenas han sido retomadas en la ciudad de Manaos (capital regional de Amazonas, norte) y en algunos municipios de los estados de Sao Paulo y Río Grande do Sul.
Bolsonaro dijo que estudios en varios países mostraron que la posibilidad de que alguien de menos de 40 años muera por la COVID-19 es casi cero, aunque no citó a qué estudios se refería.
“Nosotros dijimos en aquel momento, conforme algunos estudios por el mundo, que los niños y jóvenes, en especial los de menos de 40 años, una vez acometidos por el virus, la posibilidad de partir para la letalidad era próxima de cero”, destacó.
Bolsonaro volvió a criticar gobernadores y alcaldes que adoptaron medidas para restringir el avance de la enfermedad, y dijo que varios de ellos estuvieron “dominados por el pánico” generado por “unos medios de comunicación catastróficos”.
“Yo entiendo que algunos gobernadores fueron dominados por el pánico, proporcionado por estos medios catastróficos que tenemos en Brasil. No es una crítica a la prensa, es una constatación”, agregó.
Bolsonaro dijo que ha sido muy criticado a lo largo de la pandemia, pero que tiene “la piel dura” y que sabe resistir.
El mandatario brasileño defendió el uso de la hidroxicloroquina como remedio contra la COVID-19, a pesar de no haber ninguna constatación médica de su eficacia.
“Nada más justo, sagrado y legal que un médico, en la punta de la línea, decida lo que aplique en su paciente en ausencia de un remedio con comprobación científica. La responsabilidad es del médico”, dijo, y aseguró que hay estudios que indican que si se hubiera aplicado hidroxicloroquina desde el inicio, se podrían haber reducido las muertes en hasta un 30 por ciento en el país.
“Creo que fuimos osados. Critiquen, pero presenten una solución. Hoy, vimos que esta cuestión podría haber sido tratada con mucha más racionalidad”, comentó.Xinhua