Bote de aguas negras en la calle Caracas de Ciudad Bolívar

0
1265

Conductores aseveran que ya no se puede circular por la zona


Ciudad Bolívar-. Sin una capa de asfalto, sin mantenimiento, deterioro en aceras, enmontada, drenajes tapados de basura, cloacas desbordadas y botes de aguas blancas, así se encuentra la calle Caracas de Ciudad Bolívar.
Este importante corredor vial, es una de las vías que registra mayor flujo de vehículos a diario especialmente por ser la ruta obligada de diferentes líneas de transporte público.
Hace aproximadamente cuatro años comenzó a formarse en dicha vía un pequeño hueco a la altura de la salida hacia la Fuente Luminosa a causa de un bote de aguas negras. Con el paso del tiempo dicho hueco fue creciendo y el bote de aguas putrefactas en plena calle ha ido en ascenso ocasionado que en la actualidad la calle se encuentre destrozada y casi intransitable.
Quienes circulan a diario por esta vía, denuncian la falta de atención a esta problemática e indolencia por parte de las autoridades competentes.
Heces fecales, olores nauseabundos, mosquitos y un constante bote de aguas negras están a la orden del día en la deteriorada carretera, en la que ya no existe uno sino decenas de huecos a lo largo de todo el pavimento.
Nohemí Tovar, vecina, comentó que “yo tenía mi negocio de venta de comidas aquí pero con estos olores putrefactos más nunca pude trabajar. Esta contaminación me dejó sin trabajo”.
Por su parte, los conductores de microbuses aseveran que ya no se puede circular por la calle Caracas.
Cesar Centeno, conductor de Ciudad Bolívar, aseguró que “aquí es un problema para circular libremente, hay que hacer maromas para evitar los huecos.  Los microbuseros somos los principales afectados por el mal estado de esta calle, porque uno cae con su vehículo en una `tronera` de esas y quién responde por las piezas que se nos dañen, nadie”.
Vecinos de la zona indicaron que de noche es cuando más se registran incidentes con vehículos, e inclusos personas, que caen en el ya famoso hueco de la calle Caracas. Javier Rojas