Brasil pide aclarar caso de senadores

0
62

El gobierno brasileño pedirá aclaraciones a Caracas por los «inaceptables actos hostiles» registrados el pasado jueves contra un grupo de senadores que denunció agresiones en su viaje a Venezuela para interceder por opositores encarcelados en ese país, informó la cancillería en Brasilia.

«El gobierno brasileño solicitará al gobierno venezolano, por los canales diplomáticos, las debidas aclaraciones por lo ocurrido», dijo una nota oficial divulgada la noche del pasado jueves, en la que también «lamentó» los incidentes que perjudicaron la visita de los seis legisladores a Caracas, entre ellos el socialdemócrata y excandidato presidencial de la oposición, Aecio Neves.

El gobierno de la izquierdista Dilma Rousseff, en todo caso, moderó el tono resaltando que pedirá esas aclaraciones «a la luz de las tradicionales relaciones de amistad entre los dos países».

«Lamentamos los incidentes que afectaron la visita a Venezuela de la Comisión de Exteriores del Senado y perjudicaron el cumplimiento de la programación prevista en aquel país. Son actos hostiles inaceptables de manifestantes contra parlamentarios brasileños», enfatizó la nota.

La cancillería explicó asimismo que los senadores viajaron a Caracas a bordo de un avión de la Fuerza Aérea y que, a través de la embajada brasileña en Venezuela, solicitó y recibió la garantía de la custodia policial para la delegación.

«Estamos sitiados en una vía pública. Nuestra van fue atacada por manifestantes», escribió Neves en su cuenta de Twitter más temprano.

Neves y los otros cinco legisladores, tanto de la oposición como de la base aliada del gobierno, viajaron a Venezuela en una misión política y al mismo tiempo «humanística» para pedir la liberación de los opositores presos Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos.

Pero el vehículo de la embajada en que se trasladaban desde el aeropuerto Simón Bolívar a Caracas, fue retenido en medio de una gran congestión vehicular.

LLAMARON A LA EMBAJADORA

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil llamó ayer a la embajadora de Venezuela en el país para que aclare un incidente en el que estuvieron involucrados senadores brasileños que viajaron a Caracas para reunirse con líderes de la oposición, dijo un portavoz.

VINIERON A SABOTEAR

Por su parte la diputada Tanía Díaz declaró que la llegada de los senadores brasileros al país, invitados por la coalición opositora, responde a una agenda para sabotear las buenas relaciones entre Venezuela y Brasil.

«Están exigiendo esos señores que Venezuela sea cuestionada en el seno del Parlasur porque la búsqueda es la misma que ha cantado de distintas maneras la derecha venezolana, que es aislar al país y que es además sabotear los intentos de integración y contribuir a esa agenda de bloqueo, a esa agenda de guerra total que tiene a Venezuela en este momento bajo asedio», denunció.

Continuó Tania que «eso fue lo que vinieron a hacer y aquí en Venezuela se le dieron todas las garantías. Nosotros respetamos su condición como senadores, respetamos al pueblo y al gobierno de Brasil; respetamos al parlamento de Brasil y exigimos que se respete también nuestra institucionalidad, que se respete a nuestro poder judicial que está actuando para castigar a quien se deba de castigar por la muerte de venezolanos que nos duelen a todos».

MUD INSTÓ RECHAZAR INCIDENTE

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba solicitó a la presidenta brasileña Dilma Rousseff que se manifieste a propósito de los incidentes que impidieron que la delegación de ocho senadores de ese país visitaran a Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Destacó que el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello visitó ese país y recibió un trato «civilizado», por lo que insistió en que la mandataria suramericana debe pronunciarse cuando se trata de representantes brasileños «cuya vida fue puesta en peligro por la reacción de unos sujetos que agredieron el vehículo en que se desplazaban».

Torrealba agregó que si el gobierno no se pronuncia respecto al hecho, están comprometiéndose en la defensa de los ciudadanos brasileños.