Brasil y China firman ambicioso plan de inversión y cooperación

0
107

Brasilia.- Brasil y China firmaron el lunes decenas de acuerdos de inversión en el marco de un ambicioso plan conjunto hasta 2021, durante la visita del primer ministro del país asiático a la potencia sudamericana, que estuvo precedida por la promesa de invertir 50 000 millones de dólares.

 

La iniciativa incluyó un convenio para financiar proyectos de la atribulada petrolera estatal Petrobras por 7000 millones de dólares, el cierre de la venta de 22 aviones de Embraer y un memorando entre la minera brasileña Vale y el banco chino ICBC para ofrecer servicios financieros por 4000 millones de dólares, entre otros.

Brasil también consiguió reanudar su comercio de carne bovina con el gigante asiático, uno de los anhelos del sector agropecuario tras el cierre por cuestiones sanitarias.

La reanudación «será implementada inmediatamente con la habilitación hecha por China de los primeros ocho establecimientos exportadores brasileños», destacó la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

Los dos países harán además estudios de viabilidad para una monumental obra ferro-oceánica que cruzará la Amazonia hasta Perú, para exportar bienes del país sudamericano por el Pacífico.

«China y Brasil están promoviendo la construcción de infraestructura, y China tiene muchas experiencias ricas. Nos gustaría cooperar con Brasil para reducir sus costos», dijo el primer ministro chino Li Keqiang durante su presentación.

Ese proyecto implica construir vías desde el océano Atlántico al Pacífico, para abaratar los gastos de transporte de las exportaciones de mercancía brasileña al gigante asiático, como la soja y el mineral de hierro.

Al subrayar la vastedad de las áreas de cooperación bilateral, Rousseff citó un dicho chino, dirigiéndose a su visitante: «Si el viento sopla en una única dirección, el árbol crecerá inclinado».

BOCANADA DE AIRE

Esta renovación de los compromisos estratégicos de ambas naciones Brics aparece como una bocanada de aire fresco para la alicaída economía brasileña, que recorre su quinto año de aletargamiento.

La gira de Li, que también incluirá a Perú, Colombia y Chile, marca el puntapié inicial de una segunda generación de inversiones chinas en Brasil, tras una inicial en materias primas, con mayor foco en la industria pesada y en obras de infraestructura.

EL GRAN INVERSOR

«China está asumiendo el muy necesario papel de inversor en América Latina y el Caribe, y Brasil necesita inversiones desesperadamente», dijo a la AFP Charles Tang, presidente de la cámara de comercio Brasil-China.
Pero el dinero chino en la región se focalizó, y mucho, en bienes básicos.

Para Pekín «América Latina es principalmente un productor de materias primas y esto se nota en la composición de su inversión directa en la región. Casi el 90 % de las inversiones chinas estimadas entre 2010 y 2013 se dirigió a los recursos naturales», describió la Cepal en un informe de este año.