Briqueteros aseguran desconocer el proyecto de convención colectiva

0
104

Orangel Palma, trabajador de Briquetera del Orinoco, antigua Orinoco Iron, aseguró que en el mes de julio de 2014, tanto los dirigentes del Sindicato de Trabajadores de Orinoco Iron (Sintraori), así como los del Sindicato Único de Trabajadores del metal (Sutrametal Bolívar), presentaron ante la directiva de la estatal un proyecto consensuado de convención colectiva.

Pese a que se cumplió durante un mes el inicio de las discusiones, las mismas fueron suspendidas a nivel de la CVG, para luego ser reanudadas tres meses después.

Casi un año tienen los dirigentes en discusión contractual, por ello, desde hace cinco años los trabajadores briqueteros dejaron de percibir aproximadamente once aumentos salariales.

Empleados de la fabricadora aseguran que los ajustes que han recibido, han sido para no tenerlos a la par del sueldo básico nacional.

Respecto a las reuniones contractuales, Palma aseveró que se efectúan los martes y jueves, sin embargo, considera que la negociación está siendo secuestrada debido a que la clase obrera sigue sin tener información de lo que se viene discutiendo.

Trabajadores dan a conocer que el proyecto de convención está estructurado en 137 cláusulas, de las cuales 27 tienen incidencias económicas.

DESCONOCEN BENEFICIOS

Aunque la clase obrera recibe información sobre el número de cláusulas discutidas, ellos aseguran desconocer el contenido de los beneficios acordados.

Desde la base de los trabajadores piden que se termine de discutir la convención colectiva, y que se homologuen de manera inmediata las disposiciones acordadas.

También demandan que les den a conocer la propuesta económica que presenta la briquetera y el sindicato.

En cuanto a la hoja de cálculo y el tabulador, trabajadores dieron a conocer que presentarán su inconformidad ante la directiva de la empresa y de los sindicatos.

Otra de las preocupaciones que agobia a la clase obrera, tiene que ver con la deformación que hay en la hoja de cálculo.

Respecto a la venta de material, Palma asegura que cerca de 300 toneladas de briquetas siguen sin ser comercializadas.