Brotan oportunidades

0
55

Dudar de la capacidad que tenemos los venezolanos para salir adelante frente a las dificultades es desconocer las raíces de donde venimos… somos hijos de Bolívar, de Sucre, de Piar, de los próceres que salieron a caballo y enfrentaron las peores calamidades, ninguna tan fuerte como para vencer la convicción que les impulsaba, el fervor por la independencia, por hacernos libres para labrar nuestro propio camino era la llama sagrada que les impulsó una y otra vez, es sin duda una de las grandes herencias que hemos recibido.

No nos dejamos amilanar por las circunstancias. Tenemos la capacidad de crear soluciones a partir de las peores adversidades, ésas que nos han puesto a prueba en muchas oportunidades y que hemos sabido sortear desde la sabiduría, la conciencia y la resistencia. Hemos evolucionado a partir de las dificultades, tocamos fondo, pero hemos sabido llegar a la cúspide porque somos un pueblo acostumbrado a los grandes retos.

Así vencimos el analfabetismo, también erradicamos el hambre y hemos encontrado la manera de vencer para siempre la pobreza extrema, trabajamos sin descanso por optimizar la vida de todos los venezolanos y las venezolanas, de los jóvenes, los abuelos, los niños, niñas… y son organismos internacionales quienes han catalogado a Venezuela como pionera en la aplicación de programas sociales que benefician al Pueblo que antes fue invisible y hoy es prioridad.

Todo esto ha sido posible desde los recursos nacionales administrados de tal manera que quienes no tenían acceso a ellos hoy sean los primeros en poseerlos a través de la adjudicación de una vivienda o de una pensión digna, de una computadora y libros para asegurar su educación; porque entendimos que tenemos una tierra llena de oportunidades.

Es una realidad que el mundo reconoce y de la que debemos tener conciencia: en este país hubo familias que comieron Perrarina, por mencionar una de las grandes calamidades que hemos superado con creces porque en la Venezuela de hoy no hay un ciudadano que pase el día sin comer al menos tres veces y eso es producto de un gran esfuerzo por hacer justicia social, desde las misiones sociales y grandes misiones, abriendo tantas oportunidades como la Misión Alimentación, que a través de Pdval, Mercal hemos logrado salir adelante a pesar de la crisis a la que nos indujo la guerra económica.

Tenemos mucha moral para seguir haciéndole frente a todas las desavenencias, porque hemos mirado hacia los problemas, los hemos reconocido y por superarlos trabajamos incansablemente, para vencer a una oposición que nos ataca desde otros países enemigos del proceso socialista, que pretenden esos recursos a los que tuvieron que renunciar cuando llegó un líder y un gobierno comprometidos con el país y no con los intereses de unos pocos que dispusieron del petróleo cuando jamás llegaba al Pueblo.

Por eso llamamos a la producción nacional, desde Bolívar nos hemos propuesto desarrollar proyectos pilotos a través de experiencias exitosas que se traducen en soberanía alimentaria… el eje Caruachi en Caroní, los productores de la vía El Pao en el municipio Piar, todo nuestro potencial en carnes y lácteos, el banco de semillas en el que estamos trabajando para garantizar y mejorar la siembra, son realidades que nos llenan de orgullo.

Tenemos las esperanzas puestas en un potencial que aparece en el momento preciso, la crisis inducida por un imperio voraz nos ha hecho creer en nuestras capacidades, seguiremos adelante; el «entreguismo» fue superado, aquí solo hay lugar para continuar abriendo las oportunidades que un Gobierno responsable y devoto del Poder del Pueblo sabio y guerrero, continuará liderando con amor y compromiso.

Viviremos y venceremos.