Capturan pastor evangélico por el delito de pornografía infantil

Ya son ocho las personas detenidas por el caso de red de pornografía infantil en Ciudad Guayana: cinco hombres y tres mujeres. Siete han sido privados de libertad y pagarán condena en diferentes reclusorios.

0
3190

Comisiones mixtas del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) Sub Delegación Guayana llevaron a cabo un procedimiento, la mañana de este lunes, en total concordancia con el Ministerio Público.

Arrestaron al octavo implicado en el caso de pornografía infantil que se destapó a principios de diciembre.

Esta vez fue un pastor evangélico el que cayó en manos de la justicia. Tal cual, el tipo fue identificado como Carlos César Colmenares Maita, de 54 años, y tras labores de investigación los expertos pudieron determinar su participación en el sometimiento de niñas y adolescentes para la producción de videos con contenido sexual.

Agentes de la Brigada Contra la Violencia de la Mujer y la Familia junto a detectives de la Brigada Contra Robo de Vehículos, arribaron a primeras horas de la mañana del referido día hasta la urbanización Francisco Avendaño, en San Félix, para aprehender al fulano.

Lo hallaron adentro de su residencia desde donde también operaba la iglesia evangélica que lideraba, aunque no opuso resistencia desconoció las razones de su arresto.

La orden de captura fue emitida por el Juez 1° de Control, Audiencia y Medidas de Ciudad Guayana, tras determinar su participación en las depravadas acciones de hombres y mujeres que captaban niñas para ofrecerles dinero, a cambio de grabar videos pornográficos que posteriormente eran vendidos en sitios web de Argentina y Estados Unidos.

Según fuentes policiales, faltan más miembros de esta red por atrapar

Pastor de lobos

Charvis de Jesús Campos Bellorín, de 28 años, fue el primer arrestado en el caso y era “oveja” del pastor Colmenares Maita. Se presume que los tipos se disfrazaban detrás de una postura religiosa para “engolosinar” a las niñas y luego someterlas sexualmente. Esto pica y se extiende.