Celebraciones: “tradición venezolana que nunca se pierde”

0
101

Millones de personas en el mundo celebran los cumpleaños. Aunque formalmente se festeja una sola vez, quienes lo deseen pueden repetir este tipo de actividades dos o tres veces. En Venezuela, es muy común visualizar en las comunidades, salones de festejos, aulas escolares e incluso, empresas, pequeños grupos de personas reunidos agasajando cualquier logro obtenido.


Hoy en día, específicamente en Ciudad Guayana, esta tradición ha venido decayendo durante los últimos tres meses, puesto que organizar una fiesta para un niño, joven o adulto, supera el 300% de inversión económica.

Para Edith Hernández, vendedora en una piñatería, es de vital importancia que sus clientes «salgan con una sonrisa» y se sientan a gusto con el precio establecido, sin embargo, la ausencia del mismo dentro del local, ha conllevado a utilizar diversas técnicas para atraer la atención del público.

«Si me compran una piñata de 3 mil bolívares; le puedo facilitar a precios un poco más accesibles las serpentinas que nunca pasan de moda», explicó.

«TRADICIÓN QUE NUNCA SE PIERDE»
Celebrar un año más de vida a los pequeños de la casa sigue estando vigente, a pesar de la fuerte crisis financiera que enfrenta la nación. Eucaris Belandria se encontraba en compañía de su hija mayor, comprando algunos artículos para Jesús, su último descendiente, quien cumplirá un año más este sábado.

Su mayor anhelo es que le celebren su fiesta de cumpleaños con los personajes de Discovery Kids, «Pepa Pig», sin embargo, Belandria comentó que los «altos precios» en los enseres alusivos a los personajes ficticios, se han elevado.

«Yo nunca dejo de festejar la fecha en que nació mi hijo, porque siempre le compro aunque sea una tortica. Esta vez, no le puedo quitar la ilusión de estar rodeado de sus personajes favoritos por un día», dijo.

«A RECOLECTAR JUGUETES»
Rellenar con dulces y artículos de juguetería las piñatas alusivas a los protagonistas, se ha convertido en un verdadero «dilema» para los compradores. Una bolsa de chupetas, de cualquier marca, oscila entre los 500 y 600 bolívares; mientras que las golosinas por paquete, pueden adquirirse en alrededor de los 700 bolívares.

Aunque el sueño de los asistentes a las fiestas, es recolectar los juguetes y poder disfrutarlos, hoy en día, esta opción pasó a segundo plano. Los juguetes nacionales cuestan 1900 bolívares, mientras que los importados, entre 5 y 7 mil bolívares, dependiendo de la cantidad.

Por esta razón, la mayoría de los padres han tomado la alternativa de recolectar varios artículos de juguetería que hayan guardados; y reutilizarlos para la ocasión.

«PERSONAJES DE MODA»
Frozzen, La Sirenita Ariel, Backyardigans y Mickey Mouse, son algunas de las caricaturas que se ven reflejadas en las principales piñaterías de la ciudad. Sin importar lo elevado del precio que marquen, a los padres no les importa pagar «lo que sea» con el objetivo de ver sonreír a sus retoños.

«Anteriormente costaban 350 y 700 bolívares. Ahorita, las puedes encontrar desde 1200 hasta 3 mil. Todo se disparó por la subida repentina de los materiales esenciales para su elaboración», comentó Vigdelys Guerrero.