Celebrando el Día Mundial del Medio Ambiente, sin contaminación del aire

0
672

La celebración de este día nos brinda la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la conservación y la mejora del medio.

Cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema para 2019 gira en torno a la “Contaminación del aire”; una llamada a la acción con que ayudar a combatir un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo. nos invita a considerar los cambios que podemos hacer en nuestro día a día para reducir la contaminación del aire que generamos en nuestra vida cotidiana. El objetivo es, ni más ni menos, que eliminar de forma progresiva nuestra contribución individual al calentamiento global y, de este modo, detener sus perniciosos efectos en nuestra salud, y la del planeta.

Entender los diferentes tipos de contaminación, y cómo afectan a nuestra salud y al medio ambiente, nos ayudará a tomar medidas para mejorar el aire que respiramos. A menudo ni siquiera se puede ver, pero la contaminación atmosférica está en todas partes. Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan los niveles de seguridad señalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Que no quepa duda; tenemos que hacer algo ya.

El aire contaminado mata prematuramente a 800 personas cada hora en el planeta. En las Américas, más de 300.000 personas mueren cada año a causa de la mala calidad del aire. Todo nuestro cuerpo, de la cabeza a los pies, resulta afectado cuando inhalamos gases venenosos que circulan en el aire de nuestras ciudades y campos. No hay región en la Tierra que se libre de este mal, que causa un cuarto de los casos de embolia, cáncer de pulmón y enfermedades del corazón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que ocho de cada diez  personas que viven en zonas urbanas respiran un aire de contaminación que supera los límites recomendados y es más notorio en los países de ingresos medios y bajos.

El 98% de las ciudades con más de 100.000 habitantes no cumplen con las normas internacionales en materia de calidad del aire, mientras que en los países ricos disminuye a un porcentaje de 56%.

Por otro lado la OMS mide dos tipos de partículas, de las cuales la más fina es la que se introduce con más facilidad en los pulmones y en la corriente sanguínea, con consecuencias más directas para la salud del cual atribuye más de 7 millones de muertes al año a la contaminación del aire.

De su medición por países y considerando un límite de 10 microgramos por metro cúbico por año para ese tipo de partículas, Venezuela con (25 microgramos), por metro cúbico al año, está posicionada en el sexto lugar de Latinoamérica.

Desde la Fundación Azul Ambientalistas, advertimos que a capital del Zulia tiene la peor calidad de aire de todo el país. Su contaminación aumentó casi 3 veces en menos de 10 años. La ciudad lleva años sin conocer la calidad del aire que respira. En 2013 se presentó el último estudio al respecto, dirigido por el Instituto para el Control y la Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo (Iclam), ente encargado por el Ministerio de Ecosocialismo y Agua para la tarea.

En aquella oportunidad, la investigación, que abarcó Maracaibo, San Francisco y la Cañada de Urdaneta, arrojó como resultado que la capital zuliana se encontraba en el rango de “aire moderadamente contaminado”, de acuerdo con el decreto Nº 638, con un valor de 87,60 µg/m3. Mientras que el municipio sureño y la Cañada, se encontraban con valores superiores a 100 µg/m3, pero igual en la misma categoría.

De cualquier modo, ya se han prendido las alarmas de otros patrones de medición, como el que aplican en los laboratorios de la Facultad de Ciencias de la Universidad del Zulia. Al frente de esas investigaciones, la profesora de Química Ambiental, Yulixis Cano, señala que en recientes investigacions encontraron el doble de las cifras que habían reportado en años anteriores. “El promedio anual en Maracaibo ahora es de 80,8 microgramos de partículas inhalables por cada 10 milésimas de milímetros de aire (PM10), pero hubo días en que llegamos a encontrar hasta 280 microgramos”, cuenta.

Esas cifras reiteran que la contaminación atmosférica de Maracaibo no es cuento. Más allá de los números de laboratorio, Cano explica que si bien en Venezuela no se han establecido valores para hablar de situaciones críticas, los niveles que reportan con ese tipo de análisis pasan la barrera de 75 microgramos de partículas inhalables aceptadas en países como Estados Unidos por cada 10 milésimas de milímetros de aire. En conclusión Por la Universidad del Zulia, el último estudio especificó que el 54 % de la capital zuliana presenta un aire muy contaminado.

Es por ello que este Día Mundial del Medio Ambiente, una vez más hacemos un llamado de Atención Ambiental para Maracaibo. No queda otra que establecer regulaciones que determinen los límites permitidos, así como tomar medidas con los vehículos y las industrias que están contaminando la ciudad. El derecho a un medio ambiente saludable está consagrado en las constituciones de al menos 100 países en el mundo, incluyendo la nuestra.

Y asumiendo las estrategias de la ONU tenemos que orientar a nuestras ciudades hacia una nueva cultura sostenible y para mejorar la calidad del aire que respiramos debemos plantar miles de árboles, crear Bosques Urbanos, separar y gestionar la basura adecuadamente y optar por transporte y energía limpias. Fundación Azul Ambientalistas