Cena entre amigos en Argentina terminó en toma de rehenes y dos muertos

0
2727

Entre la noche del lunes y la madrugada de este martes se produjo una dramática toma de rehenes con un desenlace fatal en la ciudad de Caseros, en la provincia de Buenos Aires (Argentina). El autor del secuestro acabó abatido por la policía y la víctima, su amigo, muerto.

Todo inició con una cena en un domicilio privado entre cinco amigos, en la que también había un menor de edad, que abruptamente terminó en una discusión entre Alejandro Maldonado, de 40 años, y su esposa, Paula.

Era las 11:30 de la noche, según el medio local La Nación, cuando Maldonado atacó violentamente a su cónyuge al intentar asfixiarla tomándola por el cuello. Sus amigos intervinieron y lograron sacar a la mujer del lugar.Tras la violenta escena, tres adultos, entre ellos Paula y el menor, salieron de la vivienda.

Sin embargo, en el interior se quedaron Maldonado y su amigo José Cáceres, de 47 años, quien según las versiones de los investigadores expuestas por los medios locales, habría decidido quedarse para contener al agresor.

Sin embargo, la siguiente víctima de Maldonado fue precisamente su amigo, a quien tomó como rehén a cambio de que le entregaran a su esposa. Así inició una situación que llegó al conocimiento de la Policía y que se extendió durante más de 10 horas, tiempo en el que el agresor se enfrentó contra el Grupo Halcón, la División Especial de Seguridad de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, a quienes llegó a propinar más de 300 disparos.

Mientras ocurrían los hechos, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, conversó con el medio local Todo Noticias y comentó que en el lugar pudo certificar que las municiones utilizadas por Maldonado eran de alto calibre y que le impresionaba la cantidad de cartuchos que este tenía disponible.

Vecinos del barrio Villa Pineral también confirmaron el terror que vivieron. «Nos pidieron que evacuáramos ayer antes de las 24 porque había una toma de rehenes y corrían peligro las vidas», contó una vecina a los medios. «Toda la noche estuvimos en la calle y los disparos fueron continuos. Era imposible contarlos. No paró nunca», agregó. Facultades mentales alteradas»

Berni comentó que una psicóloga, que negoció con Maldonado en horas de la madrugada, había determinado que el atacante estaba con «las facultades mentales alteradas» y había dicho que se encontraba esperando «la tercera guerra mundial». Además, tenía chalecos antibalas y máscara antigás.

El ministro agregó que el plan operativo era esperar que Maldonado agotara las municiones para poder ingresar a la vivienda y capturarlo sin poner en riesgo a los funcionarios porque representaba una situación «de altísimo riesgo», pues el secuestrador disponía de al menos dos armas: una escopeta y un revólver, y había diseñado una especie de búnker.

Mientras tanto, una hermana del agresor, identificada como Mariana, reconoció al canal Crónica que Maldonado en otra ocasión intentó acuchillar a su hermano mayor, que sus padres fueron víctimas de su violencia y que su esposa también era sometida por él pero no lo denunciaba.

En otras declaraciones a la radio La Red, Berni advirtió que durante el secuestro temían que el rehén estuviese ya muerto.

«Durante la noche no dio signos de vida», dijo el ministro, y agregó que incluso la policía arrojó una bomba de estruendo y solo pudieron escuchar «una sola tos».Al final estaban muertos el protagonista de la toma de rehenes y el mediador. Armando Gruber