China Y Rusia consideran “ilegales” las nuevas sanciones de EEUU a Pdvsa

0
780
Moscú.- Este martes, Rusia calificó de “ilegales” las nuevas sanciones estadounidenses decretadas contra la compañía petrolera nacional venezolana Pdvsa, acusó a Washington de “injerencia” y anunció su intención de defender sus intereses en Venezuela.

“Las autoridades legítimas de Venezuela consideran ilegales estas sanciones y nos sumamos totalmente a este punto de vista”, declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
El portavoz acusó a Washington de “competencia desleal” y de “injerencia flagrante”.
“Vamos a defender nuestros intereses en el marco del derecho internacional, usando todos los mecanismos a nuestra disposición”, agregó Peskov.
Rusia ha invertido miles de millones de dólares en hidrocarburos y en armas dentro de Venezuela.
Por su lado, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, afirmó en rueda de prensa que Moscú, “junto a otros miembros responsables de la comunidad internacional, hará lo que esté en su poder para apoyar al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro”.
Estados Unidos “ha optado por la vía directa de derrocar a las autoridades legítimas de Venezuela”, afirmó Lavrov, para quien las sanciones estadounidenses “socavan gravemente los últimos vestigios de confianza en el sistema monetario y financiero internacional, basado en la preeminencia del dólar”.
El lunes el Departamento del Tesoro norteamericano impuso sanciones a Pdvsa, principal fuente de ingresos de Venezuela, y determinó que Citgo, su filial en Estados Unidos, siga operando siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada.
Venezuela atraviesa una grave crisis política desde que el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, se juramentara la semana pasada como presidente interino del país.
Guaidó ya fue reconocido por Estados Unidos y luego por varios países de América Latina, además de Canadá.
Rusia -segundo acreedor de Venezuela después de China- es un importante apoyo político y financiero del país, asfixiado por una profunda crisis económica.  AFP/AGENCIAS/EU