Científicos argentinos constatan respuesta antiviral de la ivermectina en pacientes con Covid

0
599

BUENOS AIRES.- Científicos argentinos constataron la capacidad del fármaco ivermectina para reducir la carga viral del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, mediante ensayos que trascienden el medio local y ofrecen resultados de interés a nivel global.


El estudio, cuyos efectos fueron presentados este lunes en una videoconferencia de la que participó Xinhua, se denomina “Evaluación del efecto antiviral del fármaco ivermectina contra SARS-CoV-2” y estuvo a cargo de un consorcio público-privado liderado por el doctor Alejandro Krolewiecki del Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales de la Universidad Nacional de Salta (UNSa).
La iniciativa “incluyó a 45 participantes, el número mínimo necesario para llegar a conclusiones. Treinta recibieron el medicamento y quince actuaron como grupo de control”, puntualizó el experto ante esta agencia.
El estudio que evalúa el efecto del medicamento sobre la replicación de SARS-CoV-2 en pacientes con COVID-19 arrojó que la administración de ivermectina en dosis de 0,6 miligramos por kilo de peso — el triple de lo usado habitualmente — produce la eliminación más rápida y profunda del virus cuando se inicia el tratamiento dentro de los primeros cinco días de registrados los síntomas.
“Este proyecto trasciende lo que tiene que ver con la pandemia en el medio local y ofrece resultados de interés a nivel global en cuanto al uso de este medicamento y a la potencialidad que tiene sobre la pandemia”, enfatizó Krolewiecki.
Agregó que su equipo se apoyó en ”experiencias previas. Uno buscaría en este tipo de ensayos que un grupo independiente al nuestro repita los estudios y tenga una confirmación acerca de lo que nosotros hemos hecho. Eso es lo que, fuera de un contexto de pandemia, sería un trabajo a hacer”.
El proyecto recibió financiamiento estatal por un monto de 6 millones de pesos (unos 76 mil dólares) y destacó por la cooperación público-privada.
Las entidades involucradas son el Centro de Investigación Veterinaria de la ciudad bonaerense de Tandil (CIVETAN), la UNSa, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (UNCPBA), la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), el Laboratorio de Virología del Hospital Garrahan y el Laboratorio Elea Phoenix, que también financió el proyecto.
Carlos Lanusse, director del CIVETAN, resaltó ante esta agencia que “la respuesta de disminución de la carga viral es significativa. Ello es algo que nos pone frente a un enorme desafío, porque nos demuestra que el fármaco puede ser eficaz sobre la COVID-19, pero además echa luz sobre un uso empírico que se ha dado”.
“Los resultados ponen en evidencia la necesidad de prestar atención al nivel de dosificación del fármaco”, dijo el experto, que puntualizó que la premisa del proyecto “fue utilizar el fármaco en la etapa temprana de la evolución de la enfermedad”.
Los resultados se obtuvieron con pacientes tratados dentro de los primeros cinco días de aparición de los síntomas. “El hecho de poder bajar la carga de la personas infectadas permite a la respuesta inmune del propio paciente tener mejores ventajas para pelear contra el virus. Está claro que al fármaco tenemos que usarlo lo más temprano posible en la evolución de la enfermedad, remarcó el experto”.
“Lo que buscamos es, en la etapa temprana, una herramienta que nos permita bajar la carga viral y que dé lugar, espacio y sustento a la respuesta inmune del individuo para que se pueda defender”, añadió.
Los científicos argentinos demostraron que el fármaco actúa ocupando los transportadores celulares que el SARS-CoV-2 emplea para pasar del citoplasma al núcleo de la célula, donde el virus utiliza la maquinaria replicadora de la célula para seguir multiplicándose.
“Estamos hablando de un fármaco ya aprobado, disponible en el mercado farmacéutico, y que tiene a millones de personas tratadas en el mundo a lo largo de muchos años como antiparasitario”, valoró Lanusse.
Desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación se explicó que la ivermectina es una droga antiparasitaria de amplio uso en medicina humana y veterinaria, y el titular de esa cartera, Roberto Salvarezza, subrayó la importancia de la cooperación público-privada en la lucha contra la pandemia.
“Financiamos el estudio clínico y el método cuantitativo para determinar la carga viral. Es un resultado muy interesante, que tiene la calidad de un ensayo clínico bien hecho. Comenzó en mayo y termina ahora, lo cual determina la dificultad de llevar adelante este tipo de ensayos. Pero cuando salen las conclusiones, tienen validez científica”, sostuvo el funcionario durante la presentación de los resultados.
Argentina, en cuarentena del 20 de marzo al 11 de octubre por la pandemia, acumuló hasta la noche del lunes 723.132 casos confirmados y 16.113 decesos.Xinhua