Cierran vías por falta de agua

Las vías que rodean a Emergencias 1-7-1 y la avenida Leopoldo Sucre Figarella permanecieron cerradas más de cuatro horas por habitantes de comunidades adyacentes

0
442

“¡Queremos agua!”. “¡Basta de mentiras!”. “¡De aquí no nos movemos hasta que nos solucionen!”.

Con impotencia, acciones de haber agotado la paciencia y los recursos económicos para tratar de solucionar por sus propios medios la falla de agua, los habitantes de las comunidades Fronteras de Guaiparo que conecta con los sectores Angosturita I, II y III. Además los lugareños de la UD-146, en San Félix, cerraron dos de las principales avenidas de la ciudad este lunes desde las 6 de la mañana.

En Fronteras de Guaiparo no tienen agua desde noviembre de 2016, habitantes trancaron por la redoma del 1-7-1

A la altura de la redoma 1-7-1, con acceso a la avenida Los Trabajadores y en la vía Leopoldo Sucre Figarella, mejor conocida como “Macagua”, se conglomeraron pobladores de estas comunidades exigiendo a la Hidrológica de Bolívar (Hidrobolívar), que restablezca el servicio de agua potable por tubería.

“No entendemos tanta negligencia de Hidrobolívar. Estamos desde noviembre sin una gota de agua”, cuenta Cristian Zabala, lugareño del sector Fronteras de Guaiparo.

Agrega que “siempre que protestamos dicen que arreglarán en dos días, pero pasan las semanas y seguimos con el mismo problema”.

Entre tanto, en la avenida Leopoldo Sucre Figarella, los vecinos de la UD-146 comentan tener más de seis meses sin agua.

Sentencian que han pagado más de 200 mil bolívares para que abran una zanja y conectar la tubería con las del sector Francisco de Miranda, pero todo ha sido pérdida de dinero y tiempo.

“La comunidad organizada ha colaborado y nada que Hidrobolívar arregla el problema. Nos han entregado materiales, pero hace más de seis meses de eso y siempre dicen que falta más y más. Hemos pagado más de 200 mil bolívares entre todos y sin embargo, seguimos sin agua”, declaró la integrante del consejo comunal Guerreros de la UD-146, Inocencia Valenzuela.

Cuestiona que en la calle Tomás Ozorio persista un bote de aguas blancas “cuando más de 400 familias la necesitamos en nuestras casas. Para eso Hidrobolívar tampoco tiene solución”.

Intento de mediación

Durante la manifestación en la vía Macagua, un representante de Hidrobolívar intentó mediar con los protestantes, pero no hubo conciliación alguna.

El plan fue proponer a los afectados un lapso de dos días para tener la solución ante el problema, “pero no nos vamos a dejar engatusar. Hasta cuándo el engaño. Hay familias que tienen a personas con diversidades físicas y tienen que andar toreando un camión cisterna y pagar mil bolívares por cada tambor o levantarse a las 3 de la mañana y salir a la calle hasta la principal llave de paso a ver si hay o no agua”, testificó Iris Cordova.

Contratiempos

Las protestas causaron contratiempos a los ciudadanos que necesitaban usar el transporte público y a aquellos que viajaban en sus carros particulares, con el fin de llegar a tiempo al inicio de la jornada laboral, luego de la zafra de carnaval.