Cifras de Covid-19 siguen aumentando en América Latina, que apuesta por vacunas

0
247

MEXICO.- Mientras avanza la propagación de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en América Latina, autoridades confiaron este martes que las vacunas serán la solución «a la pesadilla de la pandemia» y pidieron a la población que mientras llegan sigan con las medidas sanitarias y restricciones para contener el virus.


En Brasil, con 5.566.049 contagios y 160.496 defunciones, la alcaldía de Río de Janeiro, principal destino turístico de Brasil y segunda mayor ciudad del país, anunció este martes que suspendía la restricción en las playas, así como la presencia de ambulantes.
También se autorizó la práctica de deportes colectivos en las playas de la ciudad.
La alcaldía carioca permitió asimismo la abertura de todas las escuelas y guarderías privadas, mientras que en las municipales, el regreso a las clases presenciales será de forma voluntaria, dependiendo de cada centro.
En Argentina, con 1.195.276 positivos y 32.052 muertos, el presidente Alberto Fernández afirmó que las vacunas contra la COVID-19 permitirán poner «fin a la pesadilla de la pandemia».
«Estamos peleando contra un enemigo invisible, que no vemos, que está acechándonos en algún lugar y que indefectiblemente nos ataca, nos enferma y se lleva la vida de unos cuantos de nosotros», dijo Fernández al encabezar en la localidad de Avellaneda, al sur del Gran Buenos Aires, la inauguración de la ampliación de la sede del Departamento Judicial correspondiente a las localidades de Avellaneda y Lanús.
«Lo único que nos importa es ponerle fin a la pesadilla de la pandemia», subrayó el presidente argentino, quien afirmó que Argentina recibiría entre diciembre y enero las vacunas «Sputnik V» desarrolladas por Rusia contra la COVID-19.
En Chile, con 514.202 casos y 14.319 decesos, el ministro chileno de Salud, Enrique Paris, informó que los pacientes con la enfermedad del nuevo coronavirus en unidades de cuidados intensivos «son menos de 800 desde (hace) ya 20 días».
El funcionario chileno comentó que aunque el país sudamericano mantiene en ese sentido «signos de estabilidad», es necesario «seguir disminuyendo los casos nuevos», por lo que llamó a la población a seguirse cuidando.
El Ministerio de Salud chileno reportó este martes 727 pacientes en unidades de cuidados intensivos, de los cuales 590 están conectados a ventilación mecánica invasiva y 81 se encuentran en estado crítico.
En Ecuador, con 170.110 contagios y 8.386 fallecimientos confirmados, la capital Quito, la ciudad más poblada del país, registró 195 nuevos infectados de la COVID-19 en las últimas 24 horas, para totalizar 55.047 casos positivos, en medio de un operativo para vigilar el cumplimiento de las medidas sanitarias, informó el Ministerio de Salud Pública.
El municipio de Quito detectó indisciplina ciudadana y aglomeraciones durante el feriado de Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca que termina hoy martes en el país, en medio de un aumento de casos de la COVID-19.
El secretario general de Seguridad y Gobernabilidad del municipio, César Díaz, informó en rueda de prensa que desde el pasado 30 de octubre, cuando se puso en marcha el plan, se realizaron 166 operativos de control en toda la ciudad, actual epicentro de la COVID-19 en Ecuador.
Detalló que «se suspendieron cinco fiestas clandestinas, se registraron 48 aglomeraciones, (y) se hizo 314 retiros de libadores (personas que consumen licor en el espacio público)».
En Uruguay, con 3.165 casos y 60 decesos, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, informó que desde el comienzo de la pandemia el 9,4 por ciento de la población del país fue testeada para detectar la COVID-19, y destacó que hasta el momento se mantiene el hilo epidemiológico de los casos.
«Frente a problemas diferentes, excepcionales, tuvimos respuestas diferentes y nos fuimos adaptando. Va a seguir siendo así el año que viene, las vacunas por más que vengan no son la solución definitiva», afirmó el funcionario al diario local «El País».
Bajo la política de «libertad responsable» del presidente Luis Lacalle Pou, que estableció pocas restricciones y apeló a la responsabilidad individual ante la emergencia sanitaria, Uruguay llegó a reducir en junio la cifra de casos activos a un dígito.Xinhua