CIJ carece de jurisdicción para tratar la controversia territorial sobre el Esequibo

0
296

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela reafirmó este martes que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) carece de jurisdicción para tratar la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba.

El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, publicó a través de su cuenta de la red social Twitter @jaarreaza:

Aquí el Memorando que Venezuela remitió a la Corte Internacional de Justicia ratificando su posición histórica y presentando los fundamentos por los que esta Corte carece de jurisdicción para tratar la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba.

Más aún, la #CIJ carece de jurisdicción para considerar la absurda solicitud unilateral presentada por Guyana sobre la validez del laudo arbitral de 1899. El Acuerdo de Ginebra es el único marco jurídico válido para procurar un arreglo mutuamente satisfactorio para ambas partes.

Recientemente, la vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, aseguró que Venezuela nunca se va a separar del Acuerdo de Ginebra de 1.966, hasta que las negociaciones logren consolidar un decisión basada en buenos oficios, mediación, arbitraje sobre el territorio Esequipo que forma parte de Venezuela, al tiempo que denunció que Guyana busca zafarse por completo de este instrumento rubricado ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), al pretender unilateralmente judicializar el diferendo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), instancia que no es reconocida por el país.

Denunció que desde 2015 el Gobierno de David Granger decidió romper las buenas relaciones para resolver la controversia territorial sobre el territorio Esequibo y se dedicó a atacar al país para satisfacer intereses de transnacionales energéticas como Exxon Mobil.

Rodríguez añadió que la gravedad de esta decisión unilateral de Guyana radica en violentar el Acuerdo de Ginebra que establece todos los compromisos para preservar la paz entre ambos países y además pretende revivir el laudo arbitral nulo e írrito de 1.899, que fue dejado de lado por el Acuerdo de Ginebra y que establece que el diferendo se debe dirimir a través de la negociación y no a través de la judicialización del diferendo por este territorio.

Alertó que Guyana pretende beneficiarse de un laudo arbitral nulo e írrito pese a que para ese momento ni siquiera eran Repúblicas sino una colonia de Reino Unido. VTV